Con los niños a cuesstas

Con los niños a cuesstas

viernes, 5 de abril de 2013

Vidrà - Santuario de Bellmunt

Vidrà es un pequeño pueblo al norte de la comarca de Osona, casi fronterizo con el Ripollès, enclavado en pleno pre-Pirineo y rodeado de las sierras de Bellmunt y Milany. Esta vez se trata de una excursión bastante larga pero muy bonita, donde pasaremos por un puente románico, bajaremos hasta los pies de un espectacular salto de agua, contemplaremos los efectos de la naturaleza en las rocas y caminaremos por senderos boscosos para finalizar ascendiendo hasta el santuario de Bellmunt. Como he dicho anteriormente, es una excursión bastante larga y los pequeños deben de estar muy acostumbrados a caminar, pues además de la distancia, el desnivel acumulado supera los 500 metros y se les puede hacer pesado. Siempre podremos acortar la ruta en función de lo que queramos visitar, tal como señalaré a lo largo de la entrada. Para llegar a Vidrà, seguimos la C-17 hasta la salida de Sant Quirze de Besora. Desde allí, sólo hay que seguir las indicaciones hasta el pueblo.

Distancia: 12 km
Tiempo: 6 horas 30 minutos, con paradas incluida la comida
Tiempo para un adulto: 3 horas 15', sin paradas

Mapa de la ruta - Ed. Alpina

Dejamos el coche frente al ayuntamiento y seguimos por la carretera que cruza el pueblo pasando por delante de la masía del Cavaller de Vidrà hasta tomar el camino (señalizado) que sale a la derecha, atravesando una granja y unos prados donde pastan las vacas.

Siguiendo la carretera

Masía del Cavaller de Vidrà

Desvío señalizado hacia la derecha

Bajando hacia la granja

Las vacas pastando tranquilamente a primera hora de la mañana

Pronto llegaremos a una bifurcación señalizada tomando el camino de la izquierda hacia el Pont de Salgueda. El de la derecha conduce a la Tosca de Degollats y sería el camino de vuelta si decidimos regresar desde ese punto si consideramos la excursión muy larga para los niños. Nos encaminamos pues hacia el lecho del río Ges por un sendero en fuerte bajada y bastante empedrado, pasando junto a una torre de alta tensión.

Bifurcación señalizada

Bajando hacia el río Ges

El camino se complica en la bajada

Después de un fuerte descenso por el sendero  llegamos al puente románico de Salgueda. Es una construcción de un solo arco y de una gran belleza. Si bajamos hasta el lecho del río, con cuidado de no meter los pies en el agua, tendremos una visión completa del puente, pues la vegetación es muy espesa e impide observarlo en todo su conjunto.

Llegando al puente

Cruzamos al otro lado

Puente románico de Salgueda

Cruzamos el puente y seguimos el sendero que primero hace una ligera subida para luego bajar nuevamente hacia el lecho del río donde se encuentra el salto de agua. Antes, a nuestra derecha se abre un claro que conduce al punto desde donde empieza a caer el agua. Es peligroso, así que mejor no acercarse con los niños. Una vez en el lecho del río, pasamos junto a los restos del antiguo molino y llegamos a los pies del salto del Molí de Salgueda.


Nos encaminamos hacia el salto de agua

Parte superior del salto

Bajamos hacia el  lecho del río

Restos del antiguo molino

Salto de agua del Molí de Salgueda

Las aguas del río Ges caen con fuerza desde una altura de 20 metros formando una pequeña poza. El lugar es muy bonito y solitario, rodeado de rocas y vegetación. Nos acercamos a la cascada por la parte lateral para hacernos algunas fotos, intentando no resbalar y acabar en el río.

Acercándonos a la cascada

La madre subida en una roca

Los peques también quieren su foto

Todos delante del salto de agua

Después de disfrutar un buen rato del lugar cruzamos el río por unas piedras que hacen la función de pasarela e iniciamos un prolongado y empinado ascenso atravesando un hayedo. Salimos a una pista forestal donde un cartel de madera nos indica que hay que girar hacia la izquierda para bajar hacia la Tosca de Degollats. En este punto, si los niños son pequeños y no queremos caminar más, podemos volver a Vidrà tomando la pista hacia la derecha.

El río Ges

Vistas del salto mientras subimos

El camino se empina mientras cruzamos el hayedo

Indicador en la pista forestal

Nosotros seguimos la pista hacia la izquierda bajando hasta que encontramos un sendero que sale a la derecha donde observamos las marcas amarillas y blancas del PR. Este sendero nos lleva primero por el Pas de Degollats (podéis leer este enlace para saber de dónde viene el nombre), protegido por unas vallas de madera, hasta un nuevo poste indicador. A la derecha un camino asciende introduciéndose en el bosque y conduce al Coll de Hi era de Massa. Por aquí continuaremos la excursión para subir al santuario de Bellmunt. Ahora, seguimos 30 metros más hasta llegar a la Tosca de Degollats.

Seguimos por la pista forestal

Nos desviamos a la derecha siguiendo las marcas del PR

Inicio del Pas de Degollats

El camino es amplio y la baranda protege del vacío

Poste indicador antes de llegar a la Tosca de Degollats

La tosca de Degollats es un bloque rocoso de material calcáreo de una altura aproximada de 8 metros. Con el paso de los años, el agua que resbalada por ella procedente de una fosa que había en su parte superior arrastraba restos de carbonato cálcico lo que fue dándole la forma que hoy tiene. Es un lugar curioso y que bien vale una visita.

La Tosca de Degollats

Erik y Jan delante de la roca

La madre observando la roca con atención

Si queremos dar por concluida la excursión aquí, sólo debemos volver hacia la pista forestal y regresar por ella a Vidrà, ya que desde este punto y hasta llegar al santuario, el camino puede resultar largo y pesado si nuestros pequeños no están muy acostumbrados a trotar por la montaña. Volvemos unos pasos más atrás, hasta el poste indicador y seguimos el sendero que nos conducirá hasta el Coll de Hi Era de Massa (aquí nuevamente se explica el porqué de ese nombre). Es un largo trecho, que tras un fuerte ascenso nos introduce de lleno en un tupido bosque siguiendo un estrecho sendero hasta, un buen rato después, salir a la Baga de Canemars, donde el camino se ensancha. Cruzaremos la riera del mismo nombre y, esta vez, en suave subida llegaremos hasta los pies de Bellmunt, en el Coll de Hi Era de Massa.

La familia en plena subida

El sendero se estrecha muy a menudo

Llegamos a la Baga de Canemars

Subiendo suavemente hasta el collado

Coll de Hi Era de Massa


Una vez en el collado un poste indicador señala diferentes direcciones, pues se trata del punto donde convergen  los caminos que vienen de Vidrà, Besora y Torelló. La vuelta la realizaremos continuando por el camino de la derecha en dirección al Coll de Vidrà. Pero ahora toca coronar Bellmunt y sumar una nueva cima a nuestro reto de las 100 cimas, así que, por un bonito sendero pero en fuerte subida (se asciende 120 metros de desnivel en apenas 0,6 km.), avanzamos siguiendo las marcas blancas y amarillas del PR hasta alcanzar la plazoleta del santuario.

Poste indicador en el collado

Inicio del sendero a Bellmunt

La tropa subiendo con buen ánimo

Últimos metros de la subida

Subimos unos escalones y llegamos a la explanada que separa la cima de Bellmunt (donde está el vértice geodésico y una gran cruz blanca, además de una espantosa antena) del santuario, que encontramos cerrado (cierran lunes y martes) a pesar de ser Semana Santa. Ascendemos por otras escaleras hasta el vértice para hacernos la foto de cima. Las vistas son preciosas, a pesar de que el día no acompaña. Junto al vértice hay un panel de baldosas que marca las cimas más destacadas que podemos observar en la distancia y una pequeña capillita de la Mare de Deu de les Alades.

Los niños coronando Bellmunt

Bellmunt, 1246 metros

Santuario de Bellmunt

Panel enlosado

Bajamos para dar cuenta de la comida sentados en un banco con excelentes vistas hacia la plana de Vic. Estamos completamente solos. Al ser día laborable, además de estar cerrado el restaurante,  no nos hemos cruzado con nadie en toda la excursión. Una vez más, en este enlace tenéis información del santuario, cuyo origen parece ser la capilla del, ahora inexistente, castillo de Sa Reganyada.

Explanada del santuario

Fuente

Pequeño altar 

Después de una prolongada pausa para comer, disfrutar de las vistas (ya que no del santuario) y reponer fuerzas, nos ponemos nuevamente en marcha bajando al collado.

Abandonando Bellmunt

"Bajar es más rápido que subir, eh Jan"

Una vez en el collado seguimos la amplia pista forestal que conduce al Coll de Vidrà. El camino es ancho y no presenta dificultad alguna, por eso es la mejor opción de subir a Bellmunt desde Vidrà con los niños. Poco a poco nos vamos alejando de la Sierra de Belmunt hasta llegar a la Creu del Fus, donde la pista comienza a descender suavemente.

Comentando los avatares de la jornada

Poco a poco dejamos Bellmunt atrás

El camino es muy llevadero

Nos acercamos a la masía El Bosquetell, donde un gran número de vacas pastan en sus prados, incluso algunas han salido fuera del cercado y se cruzan en nuestro camino. Conviene ser respetuoso y no molestar al ganado, así nos ahorraremos llevarnos algún susto.

Ganado pastando en los prados

Un par de ellas algo más aventureras

Estas otras se lo toman con más calma

La familia, a punto de concluir la excursión

Finalmente alcanzamos el coll de Vidrà. Seguimos la carretera unos 10 minutos y llegamos al pueblo finalizando la excursión.

Llegando a la carretera

Caminando hacia Vidrà.




4 comentarios:

  1. Hemos echo esta excursión pero en el punto de coger un sendero a la derecha, supongo que nos habremos equivocado y hemos cogido un sendero con marcas de pr y una inscripción en una piedra con la palabra bellmunt y este sendero va directo al santuario sin pasar por els degollats. De todas formas nos han sido muy utiles vuestras indicaciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué lástima. De todas formas espero que pasarais un buen día y disfrutarais de la excursión. Un saludo.

      Eliminar
  2. Muchas gracias por la ruta muy bien explicad. Lo hemos disfrutado mucho con nuestra perra. Seguiremos mas rutas vuestras :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias a ti por el comentario.Un saludo

      Eliminar