Con los niños a cuesstas

Con los niños a cuesstas

domingo, 13 de agosto de 2017

Estany d'Engolasters

Este verano hemos vuelto a subir a Andorra con la intención de disfrutar de las múltiples posibilidades que el "país de las montañas" ofrece a sus visitantes. Sin embargo, la meteorología no nos ha acompañado y nos ha impedido realizar algunas de las excursiones que teníamos preparadas. Será cuestión de volver el año que viene, habiendo antes sacrificado un meteorólogo a los dioses a fin de calmar su ira. La excursión de esta entrada nos permitirá conocer el Estany d'Engolasters, bueno, más bien una presa que produce electricidad para abastecer algunas localidades andorranas. Es un sitio muy frecuentado, incluso hay un par de restaurantes donde comer. Para acceder a él desde la parroquia de Encamp hay dos posibilidades. La primera es subir desde esta localidad por un sendero salvando un desnivel de 350 metros en poco más de dos kilómetros. La segunda opción, y la elegida por nosotros para aprovechar la mañana, fue la ruta conocida como el Camí de les Pardines, un sendero totalmente plano ideal para hacer en familia, con buenas vistas, cascadas de agua y bancos donde poder sentarse y descansar. Desde Encamp cogeremos en la primera rotonda bajando desde Canillo, el desvío hacia Els Cortals (CS-220). Tres kilómetros más tarde, giramos a la derecha siguiendo el indicador que marca hacia el Lago d'Engolasters. Unos metros más adelante dejamos el coche en el aparcamiento que hay habilitado.


Distancia: 8 kilómetros
Tiempo: Tres horas de agradable paseo


Mapa de la ruta - Ed. Alpina


Pasamos al otro lado de la barrera que impide la circulación de vehículos, que no de bicicletas, runners y diversos animales de compañía, y comenzamos a caminar por la pista disfrutando de las vistas que a nuestra derecha se abren hacia el valle y la parroquia de Encamp. Un poco más adelante encontramos un túnel, que atravasemos


Vistas hacia el Casamanya desde el aparcamiento

Inicio de la excursión

La pista amplia y sin desnivel

Vistas hacia Encamp

Nos acercamos a la entrada del túnel

Cruzando el túnel


Una vez al otro lado del túnel, el camino hace un giro hacia la derecha. En la misma curva, hay un bonito salto de agua, el primero de los dos que encontraremos durante el recorrido. Un poco más adelante alcanzamos el segundo salto de agua. El camino es muy agradable. Nos cruzamos con gente que se dirige o vuelve del lago en bicicleta (muy recomendable de hacer si en nuestro viaje hemos traído las bicis) y otros corriendo.


Nos dirigimos a la primera cascada

Bonito salto de agua

Un poco más adelante encontramos el segundo salto

La segunda cascada

Una foto junto a la cascada


A lo largo del camino encontraremos mesas para pic-nic, diferentes plantas pirenáicas con paneles interpretativos y senderos que por nuestra izquierda se adentran en el bosque. Casi sin darnos cuenta llegamos al final de la pista y bajamos por un senderito hasta el Lago de Engolasters.


Mesa para pic-nic

El camino es muy agradable

Uno de los senderos que parte del camino

Llegando al final del recorrido

Bajamos hacia el lago

El lago es el único de Andorra que no es de origen glacial. Como he dicho al principio es más bien una presa que recoge el agua de los ríos Valira y Madriu y que envía medio kilómetro más abajo donde una central hidroeléctrica obtiene la electricidad. Sin embargo, es un rincón bucólico y muy agradable para pasar el día con los niños. Seguimos el senderito que por la derecha se dirige hasta la presa para darle la vuelta al lago. Hay un francés que debe ser el Messi de los pescadores a tenor del cesto lleno de truchas que tiene. Hablo con él y me informa que está permitido pescar un máximo de 8 truchas. Él tiene que estar a punto de completar el cupo.


Estany d'Engolasters

Jan bombea mientras su hermano ve correr el agua

Nos dirigimos a la presa por el caminito

Acercándonos a la orilla del lago

Postureo en el lago

Para pasar al otro lado del lago podemos seguir el camino que rodea la presa o caminando por encima de ella. Esta última opción es factible subiendo por unas rocas hasta la parte superior. No es peligroso pero hay que tener cuidado si vamos con los niños.


Cruzando un puente

Subimos por las rocas hasta la presa

Y la recorremos

Vistas del lago desde la presa


Una vez al otro lado subimos por un senderito a buscar la pista que viene desde la iglesia de Sant Miquel d'Engolasters y que nos devuelve a la zona donde están los restaurantes, completando la vuelta al lago.


Subimos por el sendero a buscar la pista

Camino de regreso

Seguimos bordeando el lago

Jan leyendo un panel informativo

Tras haber dado toda la vuelta al lago y pasar un rato disfrutando del lugar, volvemos hacia el coche recorriendo nuevamente la pista. Pasamos junto al altar de la Virgen de la Ecología (al parecer hay vírgenes para todo) y en tres cuartos de hora estamos en el coche. En el camino de regreso nos fijamos en la ladera de una montaña que está despoblada. No es una pista de esquí, sino los efectos del incendio que en 2001 afectó al bosque de Tosquer y la Pala de Rep.


De vuelta al coche

Altar a la virgen de la Ecología

Como dije al principio, es una bonita caminata para hacer con niños pequeños y una buena opción para aprovechar una mañana.