miércoles, 29 de octubre de 2014

Montserrat: Agulles i Frares Encantats

Clásica excursión en el macizo de Montserrat que nos permitirá admirar dos de las regiones más bonitas de esta montaña: la zona de "les Agulles" y la zona de "els Frares Encantats".El punto de partida es el aparcamiento de Can Maçana, a donde llegaremos desde Barcelona tras abandonar la A-2 por la salida que señala Montserrat, tras pasar la salida de El Bruc, y continuar un par de kilómetros por la BP-1101.


Mapa de la ruta - Ed. Alpina



Distancia: 7,5 km.
Tiempo: 4 horas, con paradas
Tiempo para un adulto: 2 horas y media, sin paradas


Comenzamos a caminar desde el área de Can Maçana siguiendo las marcas rojas y blancas del GR-172, como si marcháramos hacia el monasterio por un sedero algo descompuesto y en moderada subida. Dejamos a la izquierda el mirador del Coll de Can Maçana, ya que el cielo esta cubierto por nubes bajas que tapan tanto las vistas desde el mirador como la zona de las Agulles que quedan frente a nosotros. Confiamos que a lo largo del día se vayan disipando las nubes (como así será) y podamos disfrutar de las vistas a la vuelta.


Inicio de la excursión

Subiendo por el GR

Seguimos la pista pasando junto al mirador


Continuamos un poco más por la pista hasta llegar a un sendero señalizado a nuestra derecha, por el que nos desviamos para ascender hasta los restos de la antigua iglesia románica de Sant Pau Vell de la Guardia. En cinco minutos, por un caminito empinado llegamos hasta la iglesia desde donde, a pesar de las nubes, tenemos unas buenas vistas de Les Bessones y la Roca Gran de la Portella, por donde cruzaremos través del Pas de la Portella para alcanzar el refugio de Vicenç Barbé.

Nos desviamos para visitar la iglesia

Ya casi estamos

Observando los restos de la iglesia

La Roca Gran de la Portella frente a nosotros

Regresamos nuevamente al GR y, pasada una barrera de madera, llegamos al Collet de Guirló, donde abandonamos la pista y nos desviamos a la derecha por el PRC-78, siguiendo las indicaciones al refugio de Vicenç Barbé. El sendero asciende suavemente y va rodeando la base de las rocas que podíamos ver desde las ruinas de la iglesia.


En este punto abandonamos el GR

Seguimos el senderito en ligera subida

De izq. a dcha.: les Savines, l'Agulla Pelada y l'Agullla Petita


Llegamos hasta los pies de la Roca Gran de la Portella y nos encaminamos hasta la canal conocida como el Pas de la Portella por donde accederemos a la parte posterior de esta muralla pétrea que desde el mirador de la iglesia nos parecía infranqueable.


Seguimos el sendero bordeando la base de la montaña

La Roca Gran de la Portella

Subimos hasta el inicio de la canal

Pas de la Portella

Dejamos pasar a un grupo de escaladores que venían detrás de nosotros y empezamos a trepar por la canal que tiene unos 15 metros de altura, bastante vertical.

Trepamos tras el grupo de escaladores

Una pequeña ayudita

La madre cierra el grupo

Erik a los pies de la Portella Gran

El sendero desciende ahora entrando en una zona más boscosa donde predomina el encinar y donde las señales de la presencia del jabalí son más que evidentes. Poco a poco nos vamos acercando al refugio, al que llegamos tras una pequeña subida. Nos sentamos en las mesas que hay fuera y damos cuenta del segundo desayuno. Nos encontramos en la parte posterior de la zona de Les Agulles.



Bajando por el sendero

Las nubes siguen cubriendo las cimas

Continuamos por el PR en ligero ascenso

Acercándonos al refugio

Una paradeta para recuperar fuerzas

Tras comer algo nos ponemos nuevamente en marcha. El sendero continúa por la parte de atrás del refugio y tras pasar por una pequeña balma nos adentramos en el bosque en dirección al Coll de Porc, pasando por la Canal Ampla. Aquí podríamos subir a buscar el GR si no queremos hacer la vuelta tan grande en caso que los niños sean muy pequeños y estén cansados.


Las nubes van desapareciendo poco a poco

Una pequeña balma

Seguimos las marcas del PR

Adentrándonos en el bosque



Tras cruzar el Torrent del Lloro, salimos a una zona más abierta, dejando a nuestra derecha un senderito que baja, y continuamos en ligera subida hacia el Pas del Princep, con las vistas a la Miranda del Pas del Princep que queda a nuestra derecha.


Una mirada atrás ahora cuando se marchan las nubes

Ahora tenemos mejores vistas

De dcha. a izq.: La Portella Gran, el Dau y el Mirador de la Portella


Subiendo por un camino más estrecho

Acercándonos al Pas del Princep

La bola de la Partió y la Bitlla, si no me equivoco

Una pequeña subidita



El camino desciende ahora por medio de un encinar hasta que alcanzamos la Font de l'Esllevisada, que se encuentra en el interior de una balma. Es un buen sitio donde refugiarse en caso de lluvia. En su interior hay una pica natural que recoge el agua, formando un pequeño estanque.


El camino hace un ligero descenso

Balma donde se encuentra la Font de l'Esllevisada

Los niños explorando el interior de la balma


Seguimos y unos minutos más tarde alcanzamos el Coll de Porc, lugar donde se cruzan varios senderos. A la izquierda marcharíamos hacia el Portell Estret. Es un camino equipado no recomendado para hacer con niños. Nosotros tomamos el sendero que frente a nosotros baja hacia la cara norte de la montaña. Al poco de abandonar el Coll de Porc atravesamos un tramo estrecho y muy aéreo donde deberemos tener vigilados a los niños. Pasamos junto a la Font del Coll de Porc, mientras que poco a poco vamos rodeando la falda de Els Frares Encantats.



Abandonando el Coll de Porc

El sendero es bastante estrecho

Tramo delicado pero con buenas vistas

Hay que tener cuidado con los pequeños

Junto a la Font del Coll de Porc

Iniciamos el descenso que nos llevará hasta el GR por la zona de Els Frares Encantats, preciosas moles rocosas con formas diversas, un auténtico espectáculo para nuestros ojos. En el primer cruce seguimos bajando, dejando a la izquierda el camino que lleva al Portell Estret. Pronto vemos las primeras rocas que componen el conjunto de los "frares": El Frare Gros, el Lloro, El Bisbe, l'Asiatica...


El Cor de Be y L'Agulla del Miracle

Las primeras moles aparecen entre la vegetación

Frares Encantats

El Frare Gros

Un tropezón nos obliga a detenernos y echar mano del botiquín. Jan ha tropezado y se ha hecho una pequeña herida en la rodilla, nada que un poco de agua oxigenada no pueda curar.



Curando a Jan

Una venda y listo

Seguimos rodeando la zona de los "frares" hasta llegar a una nueva bifurcación donde accedemos al GR que nos llevará de regreso a Can Maçana. Pasamos por debajo de la Cadireta y entramos en la zona de Les Agulles.



Otra vista de estas bonitas moles

Vistas hacia el Bages

Encontramos una pequeña explanada para hacernos una foto


Auténticos gigantes

Llegamos al GR

Pasando bajo la Cadireta

El camino se ensancha y se vuelve más cómodo, conforme nos vamos acercando al Collet de Guirló. Echamos la vista atrás y tenemos una estupenda visión de la Cadireta y de la Roca Foradada.


El camino se ensancha

La Cadireta y la Roca Foradada

Caminando tranquilamente por el GR

Les Agulles

Poco a poco vamos cubriendo los últimos metros de la excursión hasta llegar al Collet de Guirló y dejar a la izquierda el camino que seguimos por la mañana hasta el refugio de Vicenç Barbé. Pasamos junto al mirador de Can Maçana, y ahora si que podemos disfrutar de las vistas que por la mañana las nubes nos habían ocultado, destacando el Cogulló de Cal Torre, uno de los próximos objetivos en nuestro reto de las cien cimas.


Vistas a la zona del Pas de la Portella

A punto de llegar a Can Maçana

Vista a la zona de Les Agulles

Erik nos hace una foto de recuerdo
 
Ahora sí que nos asomamos al mirador


Diez minutos más tarde ya estamos en el aparcamiento de Can Maçana, afilando los dientes que tenemos hora en el restaurante y las chuletitas se enfrían.