Con los niños a cuesstas

Con los niños a cuesstas

viernes, 19 de abril de 2013

Creu de Gurb

La Creu de Gurb es una de las mejores atalayas que podemos encontrar en la comarca de Osona para disfrutar de una vista panorámica de toda la Plana de Vic. No solo eso, nuestra visión alcanza desde el Pedraforca al Puigmal, desde el Bastiments al Puigsacalm, desde Cabrera al Montseny. A pesar de la fuerte subida que hay que afrontar en la segunda parte de la ascensión, la recompensa que te ofrece su cima bien merece el esfuerzo. Allí se encontraba el antiguo castillo de Gurb, del que hoy apenas queda rastro. El punto de partida de la excursión es la iglesia de Sant Andreu de Gurb y hasta aquí llegamos por la C-17 hasta la salida 62. Seguimos los indicadores hacia Sant Bartomeu del Grau durante 1,5 kilómetros desde la salida de la autovía hasta encontrar a nuestra izquierda la desviación que conduce a la parroquia. 

Mapa de la ruta - ICC

Distancia: 5 km.
Tiempo: 3 horas, con paradas
Tiempo para un adulto: 1 h. 45' sin paradas

Desde el desvío de la carretera seguimos la pista asfaltada y aparcamos en la parte trasera de la iglesia. Ésta, de estilo románico, ya aparece documentada en el año 942, siendo propiedad de los señores del castillo, los vicarios condales de la familia Gurb-Queralt, aunque el edificio actual es del siglo XII. Bajamos por la pista asfaltada unos 50 metros hasta la entrada al Bosque Encantado.


Sant Andreu de Gurb

Bajamos por la pista 

Entrada al Bosque Encantado

El Bosque Encantado es una zona arbolada donde el Grup Fem Camí de Gurb ha creado un espacio naturalista en el que cada árbol y cada planta tienen un rótulo de madera con su nombre y hay numerosos animales hechos también de madera. Es un espacio ideal para visitarlo con los niños y merece la pena pasar un buen rato en el lugar. Nosotros echamos una primera mirada para a la vuelta explorarlo más detenidamente.

Cada árbol tiene su nombre

Una bonita tortuga de madera

Un búho

Jan abandonando el Bosque Encantado

Seguimos el sendero dejando atrás el Bosque Encantado y en unos minutos pasamos junto a la masía El Puig. Atravesamos una pequeña zona arbolada siguiendo en todo momento las marcas amarillas y blancas del PR-41 hasta llegar a la ermita de Sant Roc, edificio del siglo XIX. Aprovechamos para comer algo aquí, pues  sólo llevamos en la barriga el café de la mañana y hay que coger fuerzas para la subida que nos espera más adelante.

Dejamos atrás Sant Andreu de Gurb y su bosque encantado

Alcanzando la masía El Puig

Las marcas del PR nos acompañarán en toda la excursión

Ermita de Sant Roc

Giramos ahora hacia la izquierda, según nos marca el poste indicador que hay junto a la ermita y cruzamos por una zona de margas, un tipo de roca sedimentaria compuesta principalmente de calcita y arcilla muy típica de esta zona de Osona.

Abandonando Sant Roc

El contraste entre el verde y el gris de las margas es llamativo

Atravesando la zona de margas

Nos adentramos ahora en un pinar dejando a nuestra izquierda un recinto cercado mientras subimos suavemente por la pista hasta llegar a un poste indicador de madera que nos señala hacia un sendero en subida que nos llevará hasta la Creu de Gurb.


Nos adentramos en el pinar...

...hasta llegar al desvío

Bonito poste de madera

Comenzamos ahora una fuerte subida (superamos buena parte del desnivel de toda la ruta en este tramo) por un estrecho sendero en el que algunos troncos colocados en forma de escalón nos ayudan a progresar. Las marcas del PR 41 nos siguen acompañando en este tramo hasta llegar finalmente al collado donde un poste indicador nos hace girar a la izquierda para iniciar el último repecho hasta la cima.

Fuerte subida en todo este tramo

Mi tropa subiendo con decisión hasta el collado

Coll de la Creu de Gurb

Ascendemos ahora más suavemente hasta divisar la bandera que hay en la cima. Antes de llegar el camino se bifurca. Podemos continuar recto, aunque recomiendo seguir por la derecha, ya que este camino rodea la montaña y cuando giramos hacia la izquierda la visión que se nos abre de la Plana de Vic no tiene desperdicio. Eso sí, vigilar a los más pequeños en este punto porque bordeamos el risco y, aunque no es peligroso, mejor no llevarnos un susto.

Ya tenemos la cima a tocar

Jan observando la Plana de Vic

La Creu bastante concurrida

La cima es una explanada herbosa bastante amplia y está llena de gente. Además de la cruz hay también una mesa de orientación y una bandera. En la mesa, guardada en una caja de madera, hay una libreta para anotar nuestros nombres. Un pequeño foso nos muestra lo poco que queda del antiguo castillo de Gurb.

En la mesa de orientación

Jan escribiendo su nombre en la libreta

Restos del antiguo castillo

Erik y Jan celebrando su cima 26 del reto

Creu de Gurb, 842 m.

Nos echamos en la hierba para disfrutar de las vistas. Hace una estupenda mañana de primavera y pasamos un buen rato mientras que a los niños les señalo con el dedo las montañas que han subido, que son unas cuantas, y las que subiremos si me aguantan las rodillas.

Descansando en la hierba

San Andreu de Gurb al fondo

Panorámica de la Plana de Vic


Nos ponemos en pie e iniciamos el descenso, pero antes nos desviamos a la izquierda siguiendo el letrero que indica al Turó de la Mina, una pequeña prolongación del Turó de Gurb.

Hacia el Turó de la Mina

Con Erik en la cima del turó

La familia en el turó con el Montseny a sus espaldas


Volvemos hacia Sant Andreu de Gurb por el mismo camino, pero al llegar a la zona de las margas continuamos por la pista forestal que nos lleva directos a la masía el Puig, sin tener que pasar por la ermita de Sant Roc. Entramos nuevamente en el bosque encantado y, esta vez sí, le dedicamos el tiempo que merece su visita.

Sant Andreu de Gurb desde la masía El Puig

Erik explicando algo a su hermano

¡Agggggg, qué susto!

El bosque encantado se extiende a todo lo largo de la riera. Numerosas figuras de madera decoran el lugar e incluso hay una cueva del dragón, que anda por allí cerca. Tras visitar con detenimiento el lugar regresamos a la iglesia dando  por finalizada la excursión.

Jan y un amigo

Puente que cruza la riera

Hacia la cueva del dragón

"No está. Se ha ido"

4 comentarios:

  1. Fantástico blog, que nos ayuda a decidir el destino de muchos de nuestros domingos o sabados. Si te pasas por el mío "Nuesa Literària" en la etiqueta "excursions" tenemos también algunos destinos interesantes.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Quiero felicitaros por la claridad de las explicaciones para poder realizar el recorrido sin perderse, vuestros relatos son mejores que todas las guías publicadas sobre cualquiera de estas zonas visitadas.

    ResponderEliminar