Con los niños a cuesstas

Con los niños a cuesstas

lunes, 15 de mayo de 2017

Sobrepuny

Marchamos al Berguedà para ascender una de las principales elevaciones del Catllaràs. Sin ser la más alta, el Sobrepuny es, quizás, la montaña más conocida de esta sierra. Su ascensión no es fácil para niños muy pequeños. Son algo más de 800 metros de desnivel que no dan tregua hasta la cima (600 de ellos en apenas dos kilómetros) y se les puede hacer muy pesado si no están muy acostumbrados a caminar. Sin embargo, es una ruta muy bonita que atraviesa pinares y hayedos, y permite disfrutar de unas hermosas vistas. Partiremos desde La Nou de Berguedà, un pequeño pueblo al que llegaremos por la C-16 tras pasar Berga y desviándonos por la BV-4022 antes de llegar a Guardiola de Berguedà.


Mapa de la ruta - Ed. Alpina


Distancia: 9 km.
Tiempo: 5 horas, con paradas
Tiempo para un adulto: 3 horas 30 minutos, sin paradas


Dejamos el coche en el aparcamiento del pueblo y bajamos unos metros por la carretera pasando junto a la iglesia de Sant Martí. Un poste indicador nos señala la dirección hacia el Sobrepuny. Seguimos por un camino asfaltado que conduce hacia la Font de Cal Patzi tras las marcas blancas y rojas del GR. Un puente de madera nos ayuda a superar el arroyo que proviene del Saltant de Cal Patzi, que sólo podríamos visitar si trepamos por las rocas ayudados por una cuerda, cosa que no parece sencilla.


Iglesia de Sant Martí

Bajamos unos metros por la carretera

Camí de la Font de Cal Petzi

Continuamos por este camino

Llegando al puente


Detrás de las rocas esta el salto de agua

Font de Cal Patzi

Continuamos nuestro camino por unas escaleras de piedra que hay junto a la masía (no seguir rectos o entraríamos en la propiedad), y la bordeamos por su parte superior. El sendero asciende, de forma moderada pero continua, hasta alcanzar un cruce de caminos donde hay un poste indicador. En este punto seguimos rectos, ahora tras las marcas amarillas, pues el GR continúa por nuestra izquierda y es el camino por donde regresaremos al pueblo.


Subimos por las escaleras

El sendero sigue las marcas del GR

La subida es moderada en esta parte

Vistas hacia la Nou de Berguedà

Alcanzando el cruce de caminos


Subimos unos metros por el sendero, pero pronto las marcas amarillas nos hacen desviarnos y tomar otro que sale a nuestra izquierda y se introduce en el bosque. Este camino ascendente nos llevará hasta una zona de prados donde se encuentran los restos de la antigua masía de Caselles. En el prado se pierde el sendero momentáneamente. Lo cruzamos desviándonos hacia la derecha y observaremos un claro entre los árboles donde continua el sendero, y las marcas amarillas pintadas en ellos.


Subimos por este caminito

Siguiendo ahora las marcas amarillas

Pla de Caselles

Los cruzamos desviándonos hacia la derecha

Tras salir del prado desembocamos en una pista forestal. A partir de este momento la subida es dura y constante. Son casi 600 metros de desnivel que tendremos que superar en apenas dos kilómetros. Un poco más adelante, un hito de piedras y las marcas amarillas nos hacen dejar la pista forestal y subir por un empinado sendero.


El sendero desemboca...

...en una pista forestal

Aún no ha comenzado la parte más dura

Dejamos la pista y subimos por este sendero


A partir de aquí no hay pérdida. El sendero resigue durante un tiempo el Torrent de la Foranca, pasa por una pequeña tartera y gana altura de forma decidida y constante. En algún punto se nos abren vistas hacia el oeste donde podemos observar la Serra d'Ensija, los Cingles de Vallcebre o la inconfundible figura del Pedraforca.


Cruzando  una pequeña tartera

Jan encabezando el grupo

La subida es constante

Vistas al Sobrepuny de Baix

Un pequeño respiro en la subida

La Serra d'Ensija y el Pedraforca


El sendero se introduce en una zona más sombría hasta llegar a un hayedo donde hay algún que otro hermoso ejemplar. Alcanzamos la Font del Faig, y bordeamos una enorme haya para continuar con nuestra ascensión.


Siempre siguiendo las marcas amarillas

Un majestuoso ejemplar

Nos acercamos a verlo

Bordeamos el árbol y seguimos caminando

Tras subir un pequeño montículo ayudados de una cuerda, el sendero nos conduce hasta una bifurcación donde giraremos hacia la derecha, siempre tras las marcas amarillas. En esta zona se estaban efectuando tareas de limpieza forestal y se abren pistas y senderos que pueden llevar a confusión, motivo por el cual debemos estar atentos a las marcas amarillas y blancas del PR, que han sustituido a las amarillas.


Trepamos ayudados de esta cuerda

Más por no resbalar que por dificultad

Se nos abren vistas hacia el Pedraforca

Un zoom hacia esta magnífica montaña

Seguiremos las marcas blancas y amarillas

Siguiendo las marcas y en constante subida pasamos a través de un hayedo donde continúan las labores de limpieza que  han abierto una amplia pista. Nosotros, sin embargo, subimos por la derecha, siguiendo el sendero y las marcas del PR. Tras pasar junto a otros monumentales ejemplares de haya, llegamos a una pequeña explanada, quizás un pequeño collado que separa las cimas del Sobrepuny del Sobrepuny de Baix.


Subimos por el hayedo...

...pero siguiendo el sendero

Otra haya monumental

Anonadados ante el tamaño del árbol

Alcanzamos la explanada que separa las dos cimas

Una vez en la explanada tomamos el sendero de la derecha para acercarnos hasta la cima del Sobrepuny de Baix. Mucho cuidado si vamos con niños: el camino en varias ocasiones va pegado al borde del risco y requiere que estemos atentos. Recorremos este estrecho sendero hasta culminar la cima de este saliente del Sobrepuny. Las vistas desde aquí son inmejorables, aunque vuelvo a repetir que hay que tener mucha prudencia y vigilar a los niños, pues aunque la cima es amplia no es cuestión de llevarse un susto.


Seguimos el estrecho sendero

Caminamos al borde del risco

Atrás la cima del Sobrepuny

Mucha precaución

Llegando a la cima

Vistas a la Serra d'Ensija, Pedraforca y Cadí

Sobrepuny de Baix, 1566 m.

Una foto con Jan

Yo me acerco hasta el borde de la roca


Abandonamos la cima y volvemos hacia el colladito donde iniciamos la ascensión al Sobrepuny. La subida es dura y se empieza a notar el desnivel que llevamos acumulado en las piernas. Cruzamos un bonito pinar y en unos veinte minutos alcanzamos la cumbre de esta montaña, coronada por un vértice geodésico y un belén. Desde la cima, amplia y herbosa, tenemos una buenas vistas hacia el Catllarás y la Catalunya Central. Es un buen lugar donde hacer una pausa y recuperar fuerzas después de toda la subida.


Seguimos las marcas amarillas

La subida es bastante empinada

En este punto también pasamos cerca del risco

Los niños en mejor forma que los padres

Sobrepuny, 1656 m.

Vistas hacia el pantano de la Baells

Un buen sitio para recuperarnos de la subida
Tras un buen rato descansando, nos ponemos de nuevo en camino y seguimos el sendero al otro extremo de la explanada cimera, esta vez en fuerte bajada, hacia el Collet del Faig. Encontraremos alguna bifurcación, pero nosotros siempre debemos seguir las marcas blancas y amarillas del PR. Cruzamos un frondoso bosque de pino rojo y llegamos hasta el Coll de la Plana, intersección de caminos donde enlazamos con el GR, marcas éstas que ya nos acompañarán hasta la Nou de Berguedà.


Caminamos hasta el extremo de la explanada...

...para seguir por el sendero...

...que baja hacia el Collet del Faig

Seguimos siempre las marcas amarillas

Continuamos nuestro descenso

El sendero cruza un frondoso pinar

Llegando al Coll de la Plana


Giramos hacia la izquierda y bajamos ahora por una cómoda y amplia pista forestal guiados por las marcas rojas y blancas del GR durante más o menos medio kilómetro. A esta altura, abandonamos la pista forestal y tomamos otra pista a nuestra izquierda, perfectamente señalizada por la marcas del GR.  Seguimos un rato más planeando hasta llegar a una nueva bifurcación, señalizada también, donde nos desviaremos hacia la derecha.


La pista ancha y cómoda

La abandonamos y giramos a la izquierda

Este tramo también es muy cómodo

Bifurcación: nosotros a la derecha


A partir de aquí, se abandona la pista y empezamos a bajar por un sendero con una fuerte pendiente, similar a la que hemos ascendido a la ida. El terreno es más dificultoso y conviene bajar con calma, para evitar algún que otro resbalón. Rodeados de pinos (cargados éstos de las bolsas donde anida la procesionaria), llegamos hasta la altura de Les Agudes, dos moles rocosas que podremos observar desde un pequeño claro en medio del bosque, abandonando momentáneamente el sendero.


Bajamos primero por un amplio sendero

Siempre tras las marcas del GR

Poco a poco se complica el terreno

Una de las rocas que forman Les Agudes

La otra tapada por la vegetación


Volvemos al sendero y, un poco más abajo, llegamos hasta la Mina de les Agudes, cuyos túneles están tapados. Continuamos el descenso hasta salir a una zona más abierta desde la que ya divisamos el pueblo. Finalmente, alcanzamos la bifurcación señalizada donde a la ida habíamos seguido las marcas amarillas para subir al Pla de Caselles.


Llegando a la Mina de les Agudes

Los túneles están sellados

Bajando por una zona más rocosa

Ya estamos cerca del pueblo

Llegando a la bifurcación señalizada

Desde aquí, volvemos a la Nou pasando nuevamente por Cal Patzi y cruzando el torrente por su puente de madera.


Bajando hacia Cal Patzi

El Sobrepuny desde la Nou de Berguedà

Pasamos otra vez junto a la iglesia, que encontramos cerrada, y finalizamos nuestra excursión bastante cansados, por lo que declinamos llegarnos hasta el Santuari de Lourdes, dejando su visita para otra ocasión.