Con los niños a cuesstas

Con los niños a cuesstas

lunes, 6 de junio de 2016

Castell de Bac de Grillera

Hace un par de semanas pasamos unos días en l'Empordà y nos propusimos ascender al Bac de Grillera, una montaña limítrofe entre la comarca ampurdanesa y la Garrotxa, casi en la frontera con Francia, y sumar así una cima más al reto de la FECC. Al menos eso pensaba yo, ya que al final no ascendimos la montaña que la FECC indica como cent cims. Me explico: en el mapa de Alpina que utilizo aparecen las dos principales elevaciones de la Serra de Bac de Grillera, que son el Puig de la Gavarra (donde se encuentra un vértice geodésico) y el Castell Bac de Grillera (que fue la que a la postre ascendimos nosotros), una elevación más pequeña a continuación de la primera. Sin embargo, en los mapas del ICC pasa algo muy curioso. Si ves el mapa a una resolución de 200 m., los nombres coinciden con los del mapa de Alpina, pero si acercas la resolución a 100 m., entonces el Puig de la Gavarra (1056 m.) se convierte en el Castell Bac de Grillera y el segundo (1016 m.) en el Castell del Bac. Ya de vuelta en casa, al entrar en la página de la FECC, vi que la cota que marca como válida para el reto es la primera, es decir, la cota de 1056 m. donde se encuentra el vértice geodésico. En realidad mi intención era hacer una ruta circular y subir ambas elevaciones. Sin embargo, las continuas tormentas de tarde y la fina lluvia que nos recibió esa mañana me hizo desistir de esa idea, ya que para ascender lo que yo creía (y marcaba mi mapa de Alpina) que era el Castell Bac de Grillera desde el collado que lo separa del Puig de la Gavarra, hay que subir por un tramo rocoso muy aéreo y delicado, más aún si vas con niños, y que a pesar de las cadenas que hay colocadas para ayudarte en la progresión, un simple resbalón puede darte un buen susto. Por este motivo, decidí ascenderla por lo que debería haber sido el camino de vuelta, visitando también la ermita de la Mare de Deu del Fau. A pesar de no subir la cima correcta, la excursión es muy bonita y recomendable, y las vistas espectaculares. Os dejo un enlace que he encontrado donde se explica la ruta circular que quería hacer, en la que se asciende las dos elevaciones. En esta entrada utilizaré las denominaciones que aparecen en el mapa de Alpina para referirme a las dos montañas.

Mapa de la ruta - Ed. Alpina


Distancia: 10 km.
Tiempo: 4 horas con paradas
Tiempo para un adulto: Poco menos de 3 horas, sin paradas


El punto de partida es el Coll dels Horts. Desde la N-II, un poco antes de llegar a La Jonquera, nos desviamos a la izquierda por la GI-503 en dirección a Maçanet de Cabrenys. Pasamos esta localidad, y aproximadamente en el kilómetro 22 encontraremos una pequeña explanada a nuestra izquierda donde dejar el coche. Cuando llegamos, el cielo está muy cubierto y está chispeando. Dudo por un momento en darme la vuelta y buscar otro plan para aprovechar el día. Finalmente, aunque sigue muy tapado, dejan de caer gotas. Metemos los chubasqueros en las mochilas y nos ponemos en marcha por la pista que hay junto a la explanada, ya con la decisión tomada de no hacer la ruta circular que tenia pensada en principio. Llegamos a una bifurcación y seguimos por la izquierda. La pista de la derecha baja hacia el Mas dels Horts, y era el camino a seguir en la ruta circular. Avanzamos por la pista en ligero ascenso, dejando a nuestra izquierda otra camino que baja. 


Inicio de la excursión

Entramos en un bonito pinar

Nos desviamos por la izquierda

El camino asciende con suavidad

Seguimos rectos por la pista principal

El día aguanta. Es muy temprano y tengo esperanzas de que conforme vaya avanzando la mañana, se irán abriendo claros. El camino nos conduce hasta el Mas de la Gavarra, que está en restauración. En este punto seguimos rectos, sin desviarnos por el camino que sube a nuestra derecha. Desde aquí, a nuestra derecha, tenemos vistas del Puig de la Gavarra.

Llegando a la masia de la Gavarra

En proceso de rehabilitación

Seguimos rectos

Puig de la Gavarra

El camino llanea en esta parte

El camino no tiene mucha historia, salvo su belleza. Pasamos junto a las ruinas del Mas del Bac hasta alcanzar la Font del Bac y la enorme encina que hay a su lado. Toda esta zona es muy frondosa y agreste, típica de la Garrotxa, auténtico paraíso para los jabalíes, por el terreno removido que hemos visto a lo largo del camino. La encina del Bac es realmente impresionante, con un enorme tronco. Frente a nosotros el camino se bifurca. La señal nos desvía hacia la derecha, en dirección a la Ermita del Fau.


Ha llovido con ganas durante la noche

Esta zona es más frondosa

Alzina del Bac

Font del Bac

Desvío señalizado

Hacia la ermita del Fau

Seguimos durante un poco más caminando casi planos hasta llegar al punto donde la pista acaba. A la derecha comienza el sendero que nos llevará hasta la Ermita del Fau. Junto a un poste hay sacas de arena por si alguien se anima a colaborar en la restauración de la ermita, pero desayunar fuerte si os habéis decidido. El sendero sube con fuerza por medio de un bosque precioso de pino y algún que otro abeto, señalizado con marcas amarillas y alguna que otra roja. Las amarillas corresponden a la red de senderos Itinerannia.


Continuamos con nuestro camino

Esta parte es bastante llana

Si alguien se anima...

Comienza la subida

Hay marcas amarillas y alguna roja

La subida es constante


Una vez arriba, el sendero se bifurca. Una flecha roja hacia la derecha indica el camino hacia la cima del Bac de Grillera. Nosotros giramos a la izquierda para acercarnos a visitar la ermita del Fau tal como indica el letrero colocado en un árbol, cruzando un frondoso encinar donde los jabalíes reinan a tenor de lo removido que está el terreno.


Bifurcación de caminos

Nosotros a la derecha

Cruzamos el encinar...

...y llegamos hasta la ermita


La ermita de la Mare de Déu del Fau, cuyo origen se remonta al siglo XIV, es un edificio de una sola nave, ábside de planta semicircular y campanar de espadaña. Junto a ella se levanta la antigua casa del ermitaño. Las labores de restauración que se han llevado a cabo han conseguido recuperar parcialmente el conjunto del estado ruinoso en que se encontraba. Nos sentamos un rato a descansar y disfrutar de las hermosas vistas que se nos abren desde este privilegiado enclave.



Ermita de la Mare de Déu del Fau

Vista de la parte posterior de la ermita

Rodeamos el edificio

Junto a la ermita se alza la casa del ermitaño

Descansando y disfrutando de las vistas

Un zoom hacia el Bassegoda

Vistas hacia el pantano de Boadella

Las vistas son increíbles

Las Salines

Tras descansar un rato, regresamos hasta la bifurcación y seguimos toda la cadena en busca de la cima del Bac de Grillera, pasando junto a las escletxes del Fau, unas aberturas en la roca, similares a las de la Freixeneda. En este punto el camino se bifurca y en ambos senderitos hay marcas amarillas. Podemos ir por donde queramos, bien por el interior de las grietas o bien por el sendero de la derecha, ya que al final vuelven a unirse. Por precaución o prudencia, y a la vista de que esta zona tiene que estar llena de jabalíes, preferimos tomar el sendero de la derecha y seguir nuestro camino hacia la cima y evitar un encuentro indeseado.


Abandonamos la ermita...

...y regresamos otra vez hasta la bifurcación

Una de las grietas

Otra más señalizada con las marca amarillas

También hay marcas rojas

Avanzando a lo largo de toda la cadena

El sendero llega a una zona más pedregosa, señal de que nos acercamos a la parte final de la ascensión. Rodeamos un espigón rocoso y encaramos la subida hasta la cima del Bac de Grillera.


La vegetación da paso a las rocas

Iniciando la subida

La cima, ya a tocar

Jan alcanzado la cumbre

Nos plantamos en la cima del Bac de Grillera o Castell del Bac, como se prefiera, desde donde tenemos unas vistas extraordinarias. Frente a nosotros queda el Puig de la Gavarra, que realmente es la cima que cuenta para el reto.


Castell Bac de Grillera, 1016 m.

Puig de la Gavarra

Aún queda nieve en el Pirineo

Posando con vistas a las Salines

Vistas hacia el Bassegoda

Tras acercarme al punto donde estaban las cadenas y observar que sería peligroso bajar por ahí hasta el collado con toda la roca mojada, abandono toda idea de hacer la ruta circular y comenzamos a bajar de la cima por el mismo camino por donde hemos subido. Llegamos otra vez a la bifurcación y desde allí iniciamos el regreso hasta el Coll dels Horts.


Comenzamos a bajar

Bajar siempre es más difícil

Llegando a la bifurcación a través del encinar

Ya sólo queda seguir la pista hasta el Coll dels Horts

Llegamos al coche convencidos de haber sumado una cima más. No fue así, pero la excursión mereció la pena y, quizás, algún día volvamos para subir, esta vez sí, la cima correcta. Por cierto, comimos en el restaurante Can Mach, en Tapis, y tanto la calidad como el precio estupendos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada