Con los niños a cuesstas

Con los niños a cuesstas

domingo, 22 de mayo de 2016

Mola de Colldejou

Limítrofe entre las comarcas del Baix Camp y el Priorat, se alza una de las montañas más bonitas de la provincia de Tarragona. La Mola de Colldejou es una elevación que, sin llegar a los mil metros de altitud, te ofrece un paisaje muy similar a la alta montaña y unas vistas realmente extraordinarias del Montsant, la sierra de Llaberia y el Camp de Tarragona. El punto de partida es el pueblo de Colldejou, al que llegaremos desde Barcelona bajando por la AP-7 hasta la salida 35 (Salou/Reus S), donde enlazaremos con la A7 (dirección Cambrils-Castelló), para abandonar ésta en la salida 1138. Seguiremos por la T-323 pasando por Mont-roig hasta llegar a Colldejou. La ruta circular que realizamos debe hacerse en sentido contrario al nuestro. En nuestro caso, como mi esposa no se había levantado muy fina, habíamos pensado bajar por el mismo camino de ida; pero una vez en la cima, al encontrarse bien, bajamos por la otra vertiente de la montaña, aún conociendo las dificultades que entrañaba. La bajada por el Portell de la Cova y la Canal del Batllet son complicadas, por lo que si deseamos realizar una ruta circular es mejor subir estos tramos de fuerte pendiente en lugar de bajarlos. Si vamos con niños, lo mejor es subir y bajar por donde nosotros realizamos la ascensión. Otra cosa que hay que tener en cuenta es el viento, muy fuerte en esta zona.


Mapa de la ruta - Ed, Piolet


Distancia: 8 km.
Tiempo: 4 horas 15 minutos, con paradas
Tiempo para un adulto: 3 horas


Dejamos el coche en el parking que hay casi a la salida del pueblo, a los pies de nuestro objetivo, y con unas vistas fantásticas a la Serra de Llaberia. Solo bajar del coche sabemos que el viento nos va a acompañar todo el día, y sopla con ganas. Desde el parking entramos en el pueblo hasta llegar a la iglesia. Una vez alli subimos por la calle que hay a la derecha de la iglesia, tras las marcas blancas y rojas del GR7, saliendo a una pista que conduce hacia el Coll de Guix.


Serra de Llaberia

Mola de Colldejou, desde el parking

Subimos al pueblo por esta pista asfaltada...

...y seguimos por sus calles tras los indicadores...

...hasta salir a la pista que nos conduce al Coll de Guix

Poste señalizador al inicio de la pista

Caminamos ahora durante un buen rato por esta pista (en mi modesta y prudente opinión sólo transitable para 4x4 aunque observé varios turismos jugándose los bajos) tras las marcas del GR que nos acompañarán en toda la excursión. La marcha se vuelve bastante monótona, solo amenizada por las excelentes vistas a las cimas de la Serra de Llaberia que quedan a nuestra izquierda.


Camino del Coll de Guix

Marcas del GR 7

Serra de Lleberia

La Miranda y el radar meteorológico que hay en su cima

Chino-chano seguimos avanzando por la pista en un sube y baja continuo, hasta llegar a un punto donde comenzamos a ganar altura. Un último tramo asfaltado nos conduce hasta el Coll de Guix, donde abandonamos la pista y giramos a la derecha, para seguir el sendero que se introduce en el pinar, también marcado por las señales del GR, en esta ocasión la variante 7.3.


Seguimos avanzando por la pista

Todas las bifurcaciones están señalizadas

Empezamos a subir

Tramo asfaltado antes de llegar al collado

Coll de Guix

Comienza ahora la parte más bonita de la excursión. El sendero comienza a empinarse conforme vamos saliendo de la zona más boscosa. El terreno descompuesto dificulta un poco la marcha, pero lo compensa la belleza del lugar. A nuestras espaldas queda la Serra de Llaberia, pudiendo apreciar hasta dónde se extiende. 


Sendero que tomamos en el Coll de Guix

Nos introducimos en el bosque

El terreno se complica un poco

Vistas a la Serra de Llaberia

Detalle del sendero que pisamos

Subiendo por el pedregal

Pero seguimos ganando altura

Erik mirando hasta donde llega la Serra de Llaberia

La madre en mejor forma que al principio

Dejamos atrás los pinos y entramos en una zona rocosa, más propia de la alta montaña que de elevaciones que no llegan a los mil metros. Es la zona conocida como el Portell de les Processons. El sendero sigue señalizado por las marcas del GR y comienza a hacer lazadas para ir superando la altura.


Un servidor en plena subida

Seguimos las marcas del GR

Esta zona ya está más pelada

Es un auténtico pedregal

El sendero hace varias lazadas

Acabando la parte más dura de la subida

La madre siempre cierra el grupo

El sendero, aún pedregoso, hace un giro hacia la derecha, buscando la parte superior del macizo que conforma la Mola de Colldejou. Nos cruzamos con muchos corredores de montaña, ya que se está celebrando una prueba de trail running. Poco a poco el camino se vuelve más firme, con menos piedras y más fácil de pisar. Entramos en una zona herbosa preciosa; nos queda poco ya para llegar a la cima.


El sendero gira hacia la derecha

Entramos en los prados

El grupo en fila india

El camino, bien marcado

Vistas hacia la planicie


En esta parte de la montaña empezamos a notar el fuerte viento que sopla, que se irá incrementando conforme nos acercamos a la cima. Algunas rachas son realmente potentes y muy molestas. Pasamos junto a la Bassa de la Mola, un ancho estanque, y encaramos los últimos metros hasta la cumbre, divisando los restos de la torre circular, construcción defensiva de la época de las guerras carlistas.


Dirigiéndonos hacia la última loma que conduce a la cima

Jan esperando al resto de la familia

¡Jan, que el viento se lleva a la mamá!

Eso, cógela de la mano

Bassa de la Mola

Preciosas vistas al Montsant

Aquí el viento sopla muy, muy fuerte

Últimos metros a la cima

Alcanzamos por fin la cumbre de la Mola de Colldejou. El viento sopla con ganas. Suerte que un corredor, que no aspira a la victoria, tiene la gentileza de pararse un minuto y hacernos la foto de cima, pues si tengo que montar el trípode, éste puede acabar en Amposta. Las vistas, eso sí, son realmente espectaculares, con toda la línea de la costa tarragonina frente a nosotros.


Antigua torre de defensa

Nos acercamos al pesebre

Mola de Colldejou, 922 m.

Vistas a la costa de Tarragona

Paseamos un rato por la extensa planicie que conforma la cima de la Mola de Colldejou, aunque estamos la mayor parte del tiempo refugiados en las ruinas de la torre de defensa.


Torre de defensa

Detalle del anillo que la rodea

Foto de cima para los papis

Vistas a los aerogeneradores de la Serra d'Armentera

Un buzón justo al borde del risco

Nos ponemos en marcha de nuevo para bajar hacia Colldejou. Hemos decidido, a la vista de que Mª José se encuentra perfectamente y aún sabedores de que la bajada será complicada y algo penosa, regresar por la otra vertiente de la montaña. Si vamos con niños pequeños, es mejor regresar hacia el Coll de Guix por el camino de subida, y en caso de querer hacer esta ruta circular como nosotros (si la canalla es muy menuda, tampoco lo recomiendo), reitero que debe realizarse en sentido contrario al nuestro. Seguimos las marcas del GR por el sendero hasta un punto donde desciende de forma muy acusada: es el Portell de la Cova.

El sendero baja decididamente

Hala, para abajo

Comienza el tramo más complicado

El sendero, además de su fuerte inclinación, está descompuesto, con mucha piedra suelta, lo que nos hace ir con mucho cuidado para evitar resbalones y culetazos. Además el viento sigue soplando con fuerza. Nos empezamos a cruzar con multitud de personas que forman parte de la Caminada Riudoms-La Mola-Riudoms, lo que complica todavía más la bajada, pues debemos ir cediéndonos el paso los unos a los otros. La bajada es sólo un tramo de unos 300 metros, pero tiene su tela, sólo recompensada por la belleza de las rocas que nos rodean.


El sendero hace varias lazadas

La madre en plena bajada

Unos que suben y otros que bajan

Detalle de las rocas de la montaña

Venga que queda poco

Ya casi llegamos a zona llana

Multitud de senderista camino de la cima

Por fin abajo, primer obstáculo superado


El sendero sigue su descenso, algo más suavizado en esta parte. Frente a nosotros se encuentra el parque eólico de la Serra de l'Argentera, que hoy giran a todo trapo. El sendero vuelve a perder pendiente y nos acercamos a la Canal del Batllet, un paso estrecho entre las rocas que nos conducirá casi a la base de este macizo.


El sendero cruza un pequeño pinar

Parque eólico

El descenso se acentúa

Vistas de lo que ya hemos bajado

Empezamos a descender por la canal, donde se acumula mucha gente de la Caminada Popular. Esto, unido al desnivel y el terreno resbaladizo por toda la piedra suelta que hay, convierten la bajada en algo bastante incómodo. Repito, es mejor subir por aquí que no bajar, aunque algún que otro participante de la caminata parece ir pidiendo la bombona de oxigeno.


Jan esperando al resto de la familia

Jan culea para bajar más seguro

Aún queda algo de pendiente

Venga, que ya estamos abajo


Finalmente llegamos al final de la canal y entramos en un espeso encinar. Lo atravesamos y salimos a zona más abierta, siguiendo el sendero que nos conduce a una bifurcación señalizada.


Atravesamos el encinar...

...seguimos el sendero...

...y llegamos a la bifurcación del GR


Giramos ahora a la derecha para bajar a Colldejou siguiendo siempre las marcas del GR. El camino se suaviza y es más sencillo caminar por él. Nos encontraremos varias bifurcaciones (algunas señalizadas), pero tan solo debemos seguir las marcas blancas y rojas que, a modo de migas de Pulgarcito, nos conducen hasta el pueblo.


El sendero se suaviza

Aquí ya no sopla el viento apenas

Y nos quitamos los cortavientos

Jan encabezando el grupo

Una nueva bifurcación, hacia la derecha

Frente a nosotros la Serra de Llaberia

Llegando a Colldejou


Una vez en el pueblo, bajamos hasta el parking finalizando la excursión. Una excursión muy amena para una montaña magnífica.


2 comentarios:

  1. Molt bona excursió.
    Fas bé d'indicar que el mestral bufa fort, sobretot si es vol anar amb nens, doncs les ràfegues fortes fan difícil la marxa.
    Un apunt, 'Lleberia' és correcte?
    Sempre l'he vist escrit com 'Llaberia'. :,|

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ostras, és veritat. Tens raó. Ho he escrit malament. Gràcies per la correcció.

      Eliminar