Con los niños a cuesstas

Con los niños a cuesstas

domingo, 6 de septiembre de 2015

Lagos del Carlit

Este verano hemos vuelto a pasar unos días en Font-Romeu, lo que nos ha permitido realizar algunas bonitas excursiones que iré subiendo al blog en las próximas entradas. La mejor, sin duda, es la que hicimos el primer día y que consistió en recorrer los 12 lagos que se extienden a los pies del Carlit, en la zona lacustre de las Bullosas. Ya estuvimos allí hace dos años cuando visitamos l'Estany de la Pradella y los otros lagos que hay en la parte inferior de l'Estany de les Bulloses, y en esta ocasión queríamos conocer los del Carlit. Se trata de una excursión larga, con un desnivel de unos 350 metros y un terreno duro, típico de la alta montaña, pero con unos paisajes de ensueño. Si el recorrido nos parece excesivo para los niños, hay una variante de esta ruta (perfectamente señalizada) que consiste en visitar sólo 9 lagos, con lo que la distancia y el tiempo se reducen. Para llegar a los lagos de las Bullosas sólo hay que seguir las indicaciones que encontraréis en esta entrada.


Distancia: 12 km.
Tiempo: 6 horas 30', con paradas
Tiempo para un adulto: 5 horas (según la señalización francesa, yo creo que poco más de 4 horas), sin paradas



Mapa de la ruta - Ed. Alpina


Nos bajamos del autocar junto al Refugio de las Bullosas y cruzamos por la presa del lago donde en sus tranquilas aguas se refleja el Pic Peric. Somos legión los excursionistas que nos encaminamos hacia el Carlit y eso que es temprano. A lo largo del día nos convertiremos en una enorme muchedumbre, mas propia de una manifestación que de una jornada montañera. Se trata de una ruta muy concurrida, pues se unen los que desean subir al Carlit con los que queremos dar la vuelta a los lagos. El camino nos lleva hasta el Hotel Les Bones Hores, punto de partida real de la excursión. Nos sentamos junto al hotel para comer algo y acudir al servicio, cuyo acceso nos permite gentilmente la encargada del bar (también hay servicios junto al punto de información, un poco más abajo del hotel).


No éramos los únicos que íbamos en el autocar

Cruzando la presa, asoma al fondo el Carlit

Estany de las Bullosas

Pic Peric

Hotel Les Bones Hores

La ruta que vamos a seguir

Preparados, comidos y con nuestras necesidades hechas, nos ponemos en marcha por el sendero señalizado con marcas amarillas que en moderada subida se interna en un bosque de abetos y pino negro, al tiempo que otra remesa de entusiastas excursionistas nos adelanta (el autocar llega cada 15 minutos). Vamos sorteando grandes bloques de granito que hay diseminados por el camino y poco a poco ganamos altura. El camino se complica en algún punto debido al barro y los charcos que las lluvias de los pasados días han dejado. Pronto el bosque queda atrás y salimos a una zona mucho más despejada, cercana al primer lago.


Inicio de la excursión

Adentrándonos en el bosque

Jan batallando con las primeras cuestas

Poco a poco vamos ganando altura

Ya en zona más despejada

Caminamos con mucha tranquilidad, disfrutando del paisaje. Llegamos a un punto que nos permite ver l'Estany de les Bulloses, mientras no para de pasarnos gente, mucho más rápidos que nosotros. Un poco más y llegamos a una bifurcación señalizada, donde el camino se divide. A la derecha está l'Estany Viver y a la izquierda l'Estany Negre. Al tratarse de una ruta circular, es indiferente el ramal que cojamos.


Caminando paralelos al riachuelo

El camino está salpicado de rocas

Vistas al Estany de les Bulloses

Llegando ya al primero de los lagos

Bifurcación

Nos desviamos por el camino de la derecha para visitar l'Estany de Viver. Es un bonito lago de aguas cristalinas por encima del cual asoma el Pic Peric. Sorprendentemente (y por última vez en toda la excursión) estamos solos, así que aprovechamos la ocasión y nos sentamos a disfrutar de las vistas. Bordeando el lago, el sendero señalizado con marcas amarillas continúa. Será el camino de vuelta, aunque perfectamente puede ser el de ida, según el sentido de la marcha que elijamos.


En cada lago hay un rótulo con el nombre

Estany Viver

Una foto con Erik

Volviendo al camino


Volvemos a la bifurcación y seguimos por el sendero de la izquierda, que es la vía clásica para la ascensión al Carlit. Pasamos de largo l'Estany Negre, que dejamos para el final de la excursión, en cuya orilla almorzaremos si cumplimos el horario que tengo previsto. La subida es suave, aunque las piedras y rocas de granito lo hacen bastante incómodo en algún punto.


El camino asciende suavemente

Vistas a l'Estany Negre

Las rocas convierten el camino en un rompe-pies


Seguimos subiendo un poco más y pasamos por una zona húmeda que nos indica que estamos cerca del siguiente lago, l'Estany de la Comassa (utilizo los nombres en catalán, no los franceses). A la izquierda del camino hay un refugio metálico, y uno poco más allá, también a la izquierda l'Estany Sec, que visitaremos después.


Continúa la subida

Pasando por el humedal

Estany de la Comassa

Erik junto al rótulo del lago

Una foto junto al lago

Refugio

Seguimos el camino, que planea, bordeando l'Estany Sec, que queda a nuestra izquierda. Es otro  bonito lago de aguas frías y cristalinas, donde ya hay grupos de excursionistas repartidos por su orilla dando cuenta de sus bocadillos.


Pequeños riachuelos comunican los lagos

El camino nos dirige hacia l'Estany Sec

El rótulo con su nomvre

El camino bordea el lago

Estany Sec

El camino hace un pequeño giro a la derecha, quedando frente a nosotros el macizo del Carlit. Ganamos altura, lo que nos permitirá ver de lejos otros de los dos lagos del conjunto: l'Estany Llat y l'Estany Llong. Obviamente, si también queremos acercarnos a visitarlos, hay un sendero que baja hacia ellos desde el camino principal, pero se nos irá bastante rato. La acampada en la zona está permitida entre las 7 de la tarde y las 9 de la mañana, por lo que existe la posibilidad de pasar una noche junto a uno de los lagos. De hecho, vi bastantes montañeros cargados con tiendas de campaña para pernoctar en la zona.
 
 
 
Dejamos atrás l'Estany Sec...

...y seguimos subiendo

Un servidor también quiere su foto

El camino perfectamente señalizado con marcas amarillas

Ya tenemos vistas al Carlit

L'Estany Llat y l'Estany Llong

El sendero nos conduce ahora hacia un pequeño collado, que tras cruzarlo y bajar unos metros nos lleva hasta l'Estany de la Vallell, donde un grupo de patos nadan ajenos a los homínidos que deambulan por la zona. Estamos a mitad de recorrido. En este punto debemos decidir si queremos completar la vuelta entera (12 lagos) o bien hacer el recorrido corto (9 lagos). Si nos decidimos por la primera opción deberemos cruzar el puente de madera que hay a la izquierda del lago. Si queremos hacer la ruta corta, seguiremos el sendero que bordea el lago y que conduce a l'Estany de Dugues. No hay pérdida porque todo está perfectamente señalizado. Nos sentamos en la orilla del lago para comer y descansar un rato, mientras que lo peques comparten parte del desayuno con lo patos, hasta que llega un perro juguetón y los patos deciden cambiar de orilla.

Estany de la Vallell

Acercándonos al lago 

Los peques desayunando con los patos


Tras la pausa, nos ponemos nuevamente en marcha cruzando por la pasarela de madera. Comienza un tramo de subida que nos permitirá tener una vista panorámica de los lagos que hemos dejado atrás. La pendiente se acentúa, pues tenemos que superar unos 150 metros de desnivel, y el terreno se vuelve a complicar con mucha roca y barro. Pronto asoma la cima del Tossal Colomer, y conforme ascendemos, el Carlit.
 


Cruzamos la pasarela de madera

Vista hacia los lagos

La tropa al inicio de la subida

El Tossal Colomer asoma al fondo

Otra vista hacia los lagos que hemos dejado atrás

Ahora el que asoma es el Carlit

Superando los últimos metros de subida

Llegamos a una planicie pasando junto a un pequeño estany. Frente a nosotros se levanta la mole imponente del Carlit, y un poco a la derecha, el Carlit de Baix. Numerosos excursionistas se dirigen hacia él para hollar su cima. Nosotros seguimos el sendero hasta una bifurcación señalizada para girar a la derecha y bajar hacia l'Estany Sobirà, que ya hace unos minutos que venimos contemplando desde el camino y que destaca por su forma que recuerda al continente africano. Erik pasa de seguir el sendero hasta la bifurcación y baja directamente por el prado.


Pasando junto a un pequeño lago

El camino que conduce al Carlit

Muchos excursionistas por el sendero

Estany Sobirà

Una foto con el lago

Erik acortando camino

Otra vista de l'Estany Sobirà


Un merecido descanso

Tras una pequeña pausa, seguimos el camino alejándonos del Carlit resiguiendo un riachuelo que comunica l'Estany Sobirà con el siguiente lago, l'Estany de Trebens.


Seguimos el sendero paralelos al lago

Estany de Trebens

Jan tocando el agua del riachuelo

Acercándonos al lago
 
Continuamos hacia la parte final del lago para cruzar por una pasarela de madera. A la izquierda hay otro refugio metálico permite pernoctar o resguardarse a los excursionistas. Para mi sorpresa encuentro muy poca gente en este tramo del camino. Claro, caigo en la cuenta que es la hora de comer de nuestros vecinos franceses, y han debido acampar en la orilla de l'Estany Sobirà. A nosotros, claro ejemplo de cultura mediterránea, nos queda un buen rato hasta la hora de comer.


Llegando a la parte final del lago

Otra vista de l'Estany de Trebens

El rótulo se ha descolgado

Erik nos hace una foto en la pasarela

¿Bullosas Road? El cuarto "beatle" es el que tira la foto

Otro refugio

El sendero se encamina ahora hacia l'Estany del Castellar resiguiendo el riachuelo que lleva agua desde l'Estany de Trebens. Si queremos visitar el lago hay que abandonar el camino y bajar una ladera, donde el riachuelo forma pequeños saltos de agua muy bonitos. Nosotros preferimos seguir el camino, pues desde nuestra posición tenemos una buena visión del lago. El sendero continua por una zona donde hay una gran acumulación de piedras que debemos atravesar con cuidado.


Estany del Castellar

Pasamos de largo...

...y nos dirigimos hacia el sendero

Cruzando por este pedregal

Iniciamos ahora un descenso que nos llevará a un nuevo lago, l'Estany de Dugues. Ya desde la ladera lo divisamos. Se trata de un bonito lago que encontramos muy concurrido. Pasamos por otra pasarela de madera y lo vamos bordeando para acercarnos a su orilla. Un poste indicador nos señala el sendero hacia l'Estany de la Vallell, que es el camino por el que habríamos llegado hasta aquí si hubiéramos decidido hacer el circuito de los 9 lagos.


El sendero inicia ahora un descenso


Ya tenemos a la vista el lago

Con su rótulo

Estany de Dugues

Cruzando otra pasarela

Otra visión del lago hacia el Pic Peric

Pasando por el desvío que lleva a l'Estany de la Vallell


Seguimos nuestro camino perdiendo altura, por un sendero muy descompuesto, típico de la alta montaña. El paisaje alpino que nos rodea es realmente bello, y nos ameniza la bajada. Pronto divisamos el bosque de abetos, lo que nos señala que estamos cerca del primer lago que visitamos. Cruzamos un caudaloso riachuelo por otra pasarela de madera, hasta ver asomar l'Estany de Viver desde la ladera.
 

El camino salpicado de rocas

Erik mirando a la distancia

Bajando por unas rocas

Una nueva pasarela

Ya divisamos l'Estany de Viver

Reseguimos el lago por su orilla, que está abarrotada de gente comiendo, y nos dirigimos hacia la bifurcación para ir hacia  l'Estany Negre, el último lago de la jornada y donde daremos cuenta de nuestra comida. Mi intuición me ha dado la razón. Casi estamos solos, pues al ser el primer lago de la ruta habitual, los excursionistas ya lo han visitado a primera hora. Comemos y aprovecho para meter mis pies en el agua helada del lago, puro bálsamo después de toda la mañana caminando.
 

Estany de Viver

Bordeamos el lago por el sendero

Y nos encaminamos a l'Estany Negre

Estany Negre

Con Jan echando un sueñecito

Otra vista del lago


Tras comer y descansar un buen rato nos ponemos otra vez en marcha para bajar hacia l'Estany de las Bullosas. La bajada está muy transitada. Parece que todos nos hemos puesto de acuerdo para bajar a la misma hora, lo que hace que en algunos puntos donde la bajada es más difícil tengamos que hacer cola. Poco a poco y sin incidencias llegamos a nuestra meta.


Nos unimos a la muchedumbre en la bajada

Cruzando otra riachuelo

Vista hacia la presa de las Bullosas

Reto conseguido
 
Merece la pena pasar un rato en los prados que rodean el lago. Un grupo de caballos pastan alegremente haciendo las delicias de los niños. Hace una tarde estupenda (de hecho todo el día ha sido bueno, sin viento ni mucha calor) y hay varios autobuses que conforme se van llenando bajan a los excursionistas hasta el parking. No tomamos algo fresquito en el Refugio de las Bullosas y nos montamos en el autobús finalizando la excursión.
 
 
Los caballos pastan libremente junto al lago

Jan quiere una foto con los caballos

Una Perrier para refrescarme
 

Una vez en el parking, nos dirigimos a Font-Romeu, al camping Hutopia que será nuestro campo base en los próximos tres días.
 
 


No hay comentarios:

Publicar un comentario