Con los niños a cuesstas

Con los niños a cuesstas

martes, 2 de mayo de 2017

Tossa Grossa de Montferri

Bajamos hasta la comarca del Alt Camp para realizar una bonita y sencilla excursión que nos llevará hasta la cima de la Tossa Grossa de Montferri, una pequeña elevación cercana al río Gaià y que se encuentra dentro del listado de los cent cims de la FEEC. La excursión presenta otros alicientes, como visitar el Santuari de Montserrat, una iglesia construida por un discípulo de Gaudí e inspirada en las montañas de Montserrat, o disfrutar de una buena calçotada en alguno de los restaurantes que hay repartidos por esta zona tan cercana a Valls. Para llegar a Montferri bajamos por la AP7 y nos desviamos por la AP2 hasta la salida 11. En la rotonda de la C-51, cogemos dirección El Vendrell hasta que unos kilómetros más adelante encontraremos el desvío hacia Montferri. Dejamos el coche en una explanada que hay a la entrada del pueblo, en la Avinguda Tarragona.


Mapa de la ruta - ICC


Distancia: 8 km
Tiempo: 4 horas con paradas
Tiempo para un adulto: 2 horas 30 minutos, sin paradas


Entramos al pueblo siguiendo la Avinguda Tarragona y bajamos por una pista asfaltada que encontramos a nuestra derecha, en dirección a unos antiguos lavaderos, donde hay un poste indicador. Toda la ruta está perfectamente señalizada con postes, por lo que resulta imposible perderse.


Entrando en el pueblo

Bajamos por esta pista

Abandonando el pueblo

Lavaderos

Poste indicador


Giramos ahora a la izquierda, siguiendo las indicaciones del poste y avanzamos por una pista, primero encimentada y luego de tierra, que cruza los campos de cultivo de la localidad, viñas, olivos y frutales en su totalidad.


Avanzamos por la pista encimentada

Olivos

Viñas

Al fondo se divisa la Torre del Moro


La pista se interna en un pinar por la zona conocida como Camí de la Polla-Rossa (curioso nombre que desata las risas en los críos), un pequeño collado donde encontramos un poste indicador. Por la pista de la izquierda también se ascendería hasta la Tossa Grossa, por la Font del Moro, y puede ser un buen camino de regreso si vamos con niños y queremos acortar la excursión. Nosotros seguimos rectos para subir por la Torre del Moro.


Caminando entre pinos

Poste indicador

Dejamos atrás el pinar y caminamos nuevamente entre viñedos

Llegamos hasta la Barraca del Gori, una construcción de piedra seca en un buen estado de conservación. La pista sigue un poco más hasta llegar a otro poste indicador donde la abandonamos para ascender por un sendero que queda a nuestra izquierda.


La pista pasa junto a una barraca de piedra seca

Barraca del Gori

Visitando su interior

Punto donde abandonamos la pista

El camino, amplio al principio, se va estrechando y empinando progresivamente. Es, sin duda, la parte más complicadilla de la ascensión. El terreno, cada vez más pedregoso y descompuesto se enfila junto a una baranda que conduce hasta la parte superior de la sierra donde está la Torre del Moro. A pesar de que la subida es algo exigente, tampoco nos va a dejar sin aliento. Además no es muy larga.


El sendero se adentra en otro pinar

El terreno cada vez más descompuesto

Ya tenemos cerca la Torre del Moro

Inicio de la parte más durilla de la subida

Con calma se sube muy bien

Los niños nos dejan atrás

Tras alcanzar la parte superior de la sierra, giramos a la izquierda y, siguiendo el cordal, llegamos hasta la Torre del Moro. Construcción cilíndrica, realizaba funciones de vigilancia de los límites occidentales de la Marca Hispana. Tiene una altura de 8 metros y en su interior hay unas grapas para subir a su parte superior. Las grapas están bastante separadas unas de otras, por lo que no es fácil ascender por ellas. Nosotros nos conformamos con quedarnos abajo y comer algo, disfrutando de las vistas hacia Montferri.


Torre del Moro

Grapas para subir

Una foto con Jan

Tras la pausa, dejamos atrás la Torre del Moro y seguimos todo el cordal de la sierra por un sendero rocoso y divertido hasta la cima de la Tossa Grossa de Montferri, que queda unos cientos de metros más allá.


Recorremos el cordal

Al fondo la cima de la Tossa Grossa

Grandes rocas repartidas por el cordal

Atrás a lo lejos queda la Torre del Moro

Alcanzando la cima de la Tossa Grossa

Un vértice geodésico y un poste indicador decoran la cima de esta modesta elevación. Sin embargo, desde aquí se disfruta de unas amplias vistas hacia toda la planicie de Alt Camp, la Serra de Montmell y, hacia la izquierda, los riscos inconfundibles del Montsant.


Poste que marca la cima

Tossa Grossa de Montferri, 387 m.


Tras la foto de rigor en la cima, continuamos nuestra ruta siguiendo el cordal. El sendero pierde altura y llegamos hasta otro poste indicador. Por aquí bajaríamos hasta el Camí de la Polla-Rossa y es una buena opción si vamos con niños pequeños y queremos acortar la excursión. Aunque la bajada es bastante empinada y el terreno descompuesto, con cuidado y poco a poco no debe presentar muchas dificultades. Nosotros, por nuestra parte, decidimos regresar a Montferri recorriendo todo el cordal.


Vistas del sendero que vamos a seguir

Dejamos atrás la cima

Bajamos hasta un pequeño collado

Debemos llegar a la última elevación


El camino se convierte en un continuo y divertido sube y baja que nos lleva a recorrer toda la cadena de la sierra, ascendiendo y descendiendo las diversas elevaciones que conforman toda su orografía. Pasamos por una zona conocida como La Cargola y llegamos hasta un solitario poste indicador donde giramos a la izquierda para bordear la pequeña colina que queda frente a nosotros.


Igual que se sube, se baja

Vistas de todo el cordal recorrido

Un nuevo poste indicador


Descendemos por el sendero hasta llegar a la planicie donde el camino se ensancha, convirtiéndose en una pista forestal. Desde aquí divisamos el Santuario de Montserrat, que visitaremos después de comer. Pasamos junto a una nueva barraca de piedra seca y desembocamos a la carretera que sube hacia Montferri.


Bajamos la última elevación

Vistas al Santuario de Montserrat

El sendero se ensancha

Otra barraca de piedra seca

Llegando a la carretera

En este punto tomamos la pista que queda a la izquierda, sin llegar a salir a la carretera para regresar al pueblo. Por la carretera hay poco más de medio kilómetro, por si nuevamente tenemos intención de acortar la ruta. Nosotros marchamos por la pista forestal que resigue el Torrent del Còdol, más largo pero a la vez más ameno que pisar asfalto. La pista va a salir a la pista asfaltada que conduce al restaurante Castell de Rocamora, donde tenemos reservada mesa para disfrutar de una buena calçotada. Giramos a la derecha y llegamos al pueblo para coger el coche y marchar hacia el restaurante.
 

Avanzamos por la pista

A la izquierda queda el lecho del torrente

Saliendo a la pista que lleva al restaurante

Entrando en Montferri

Iglesia de Sant Bartomeu


Tras comer y antes de regresar a casa, nos detenemos a visitar el Santuario de Montserrat. La iglesia fue proyectada por el arquitecto Josep Maria Jujol, discípulo de Gaudí y comenzó a construirse en los años veinte del siglo pasado. Las obras se pararon por la guerra y no fue hasta 1999 cuando concluyeron. Los nervios de los 42 pilares y las 33 cúpulas de la iglesia imitan a la montaña de Montserrat. Nosotros, lamentablemente, no pudimos visitar su interior, pues acudimos un laborable de semana santa. Aunque a través de su puerta acristalada pudimos hacernos una idea, merece la pena visitarla. Los domingos de 11:30 a 13:30 tiene sus puertas abiertas. Al otro extremo del Santuario hay una pequeña balma donde se guarda una imagen de la Virgen de Montserrat


Santuario de Montserrat

Fachada frontal del Santuario

Lás cúpulas se asemejan a las agujas montserratinas

Detalle externo de las vidrieras

Interior de la cueva

Tras la visita, emprendemos el regreso a casa. Ha sido un día muy completo, en el que hemos disfrutado de la montaña, la gastronomía y la cultura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario