Con los niños a cuesstas

Con los niños a cuesstas

domingo, 2 de agosto de 2015

Sant Alís

Antes de regresar a casa no podíamos dejar de ascender al punto más alto del Montsec d'Ares, Sant Alís. Su ascensión desde Áger por alguna de sus canales es bastante dura para hacerla con niños en esta época del año, y teniendo en cuenta que la noche anterior nos habíamos ido muy tarde a la cama tras la visita que realizamos al Parque Astronómico del Montsec (visita muy recomendable), no estábamos para grandes trotes. De este modo, decidimos subir a su cima comenzando en el Coll d'Ares, en la parte más alta del Serrat del Boixeguer, la forma más sencilla de hacerlo.  Desde Áger subimos por la pista asfaltada que lleva al Parque Astronómico hasta alcanzar el Coll d'Ares, donde cogemos un desvío a la derecha y dejamos el coche en una amplia explanada. Es un lugar bastante concurrido por practicantes del parapente, y, de hecho, ya había varios desafiando la gravedad. He de señalar que la cámara de fotos no me funcionaba bien y la calidad de algunas de las imágenes de la entrada no es buena, pero sí suficiente para ilustrar la excursión.



Mapa de la ruta



Distancia: 4,5 km.
Tiempo: 2 horas, con paradas y paso caracol


La subida a Sant Alís desde aquí no tiene ninguna complicación. Se sigue la pista resiguiendo la parte superior del risco hasta los pies de la montaña. Así que nos ponemos en marcha y con bastante parsimonia, agradeciendo el suave viento que sopla a esta hora de la mañana, vamos recorriendo el risco.


Jan junto al indicador

Pista hacia Sant Alís

El camino no tiene ninguna dificultad

Pasamos junto a la Roca Foradada y otros salientes desde donde tenemos unas vistas espectaculares, mientras que los parapentistas han alzado el vuelo en una actividad no apta para las personas que sufran vértigo.


Una foto en uno de los salientes

Vistas a Áger

Un parapentista bordeando la roca

Observando el vuelo

Seguimos la pista sin problemas hasta divisar la cima de Sant Alís. En este punto la pista sigue por la izquierda, mientras que por la derecha un camino sube directo hasta la cima por una ladera pedregosa, hasta llegar a la parte superior, donde se encuentra el vértice geodésico, una caseta para los guardas forestales y una estación meteorológica.


Sant Alís al fondo

Abandonamos la pista en este punto

Subiendo hasta la cima

A punto de llegar


Una vez en la cima nos hacemos la foto de rigor y pasamos un buen rato hablando con un miembro del cuerpo de bomberos en tareas de vigilancia y prevención de incendios que se encuentra allí. Una pareja de quebrantahuesos nos amenizan el rato que pasamos en la cima con su majestuoso vuelo, y nos cuenta el bombero que es la única pareja que hay en la sierra. Sant Alís es otra de las cumbres que aparecen en el listado de los cent cims de la FEEC, así que nos anotamos una más en nuestro particular casillero.


Plafón metálico que señala la altura de la montaña

Jan subido a la plataforma del vértice geodésico

Sant Alís, 1675 m.

Nos despedimos del bombero y abandonamos la cima por el mismo sendero hasta llegar a la pista. La vuelta nos lleva menos tiempo, y antes de marchar pasamos un rato observando el vuelo de los parapentes.


Abandonando la cima

El Observatorio Astronómico es el punto blanco del fondo

Vistas a Áger desde otro saliente

Dos valientes preparados para saltar al vacío


Al otro extremo de la explanada hay un mirador con un panel que te señala las cimas más importantes del Pirineo Aragonés, una buena oportunidad para enseñarles a los niños las cimas del Aneto, Monte Perdido, Madaleta, etc. Bajamos hacia Áger y damos por finalizada nuestra estancia en el Montsec, un lugar que pensamos repetir pero en una época menos calurosa.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada