Con los niños a cuesstas

Con los niños a cuesstas

sábado, 1 de agosto de 2015

Cova del Tabac

La segunda excursión durante nuestra estancia en el Montsec consistió en visitar la Cova del Tabac, una enorme cavidad de casi 200 metros de longitud y enormes proporciones que se haya enclavada en las paredes rocosas de La Feixa del Montroig, auténtico nido de águilas con unas vistas extraordinarias hacia el Segre en su curso hacia el pantano de Sant Llorenç de Montgai y el pueblo de Camarasa. Debido a las características de la cueva no se necesita material especial para visitarla, tan sólo buena iluminación y tener cierta precaución con el terreno  que pisamos, pues a lo largo de la cavidad nos encontraremos diferentes agujeros, catas arqueológicas de su estudio como asentamiento prehistórico. Sin tener concreciones muy vistosas, sólo por el lugar donde se haya y sus enormes dimensiones bien merece una visita. El punto de partida para la excursión es la presa del Pantano de Camarasa. Bajando por la C-13 desde Tremp, antes de pasar el primer túnel, a nuestra izquierda hay un pequeño aparcamiento para tres o cuatro  coches donde podemos dejar nuestro vehículo. Si subimos desde Balaguer, el aparcamiento se encuentra a la salida del segundo túnel.


Mapa de la ruta - ICC


Plano de la cueva


Distancia: 5,5 km (ida y vuelta)
Tiempo: 1 hora 10 minutos (sólo ida y con niños)

Dejamos el coche y cruzamos al otro lado de la carretera. Por detrás del quitamiedo hay un senderito que nos lleva hasta un antiguo túnel paralelo al de la carretera por donde nos adentramos. Hay que tener precaución al final de este túnel, ya que conecta con el de la carretera en una curva, y, aunque sólo hay un par de metros hasta alcanzar nuevamente el arcén y no suele haber mucho tráfico en esta carretera, no está de más ser prudente.

Seguimos el senderito paralelos a la carretera

Entramos en el antiguo túnel

Hay que vigilar en este punto


Cruzamos la presa del pantano y antes de llegar al segundo túnel, un indicador nos desvía hacia la derecha, señalando el camino que lleva hacia la cueva. Bordeamos el pantano de Camarasa, pasando por los restos de las antiguas casas de los vigilantes de la presa y tras salir a un pequeño claro, continuamos por el sendero hasta iniciar el ascenso por un camino bastante pedregoso.


Cruzando por la presa del pantano

Pantano de Camarasa

Nos desviamos antes del segundo túnel

Bordeamos el pantano

Pasamos una zona algo frondosa

Comienzo de la subida

La subida no es muy dura pero sí constante. Pronto encontramos una bifurcación señalizada, tomando el camino de la izquierda que nos conduce hacia los riscos del Montroig donde se haya la cueva. Por el otro continuaríamos hasta la estación de Vilanova de la Sal. La subida se endurece algo, aunque hay tramos más llanos, rodeados de robles, encinas y pinos. Pasamos junto a los restos de un antiguo pozo y, tras cruzar por una tartera, alcanzamos al primer paso equipado que nos ayudará a llegar hasta la cueva.


Desvío

La subida se endurece un poco

Restos del antiguo pozo

Los primeros riscos del Montroig

Vistas hacia el pueblo de Camarasa

El primer paso equipado consta de una cadena y unas grapas. Lo superamos sin apenas dificultad y seguimos ascendiendo. Llegamos a otro punto con un par de grapas que se encuentran sobre el Avenc del Tabac, punto donde prestaremos atención a los más pequeños. Continuamos la subida y llegamos a otro resalte que se supera subiendo cinco o seis grapas. Una vez arriba, nos encontramos con la entrada a la Cova del Tabac.

Erik al inicio del paso equipado

Subiendo cogidos a la cadena

Avenc del Tabac

Otro paso con grapas

La tropa superando el resalte

Entrada a la Cova del Tabac

Frente a la entrada de la cueva, un cartel nos informa de su formación y origen de su nombre, así como de la existencia de pinturas rupestres. Nos sentamos unos momentos a la entrada, cuya boca triangular tiene unas dimensiones de 17 x 15 metros, para recuperarnos de la subida y preparar los frontales. Una vez listos, nos adentramos en una sala enorme, de 25 x 25 metros. Las concreciones están bastante desgastadas, entre ellas, una gran estalagmita. Lo que llama la atención es la abundancia de cúpulas, unas concavidades semiesféricas que tapizan el techo de la cueva.


Accediendo al interior de la cueva

Cúpulas

Una gran estalagmita bastante desgastada

Una foto con la estalagmita

En rojo, restos de pinturas rupestres

Pequeñas cúpulas en el techo

Una bonita roca

Continuamos con nuestra exploración y la galería hace un giro a la derecha. Encontramos un rincón donde hay una pequeña formación de estalactitas y alguna que otra vistosa figura. Lamentablemente las paredes de la cueva se encuentra llenas de grafitis, unos más antiguos que otros, pero todos ellos deplorables.


Formación de pequeñas estalactitas

Una foto con mis espeleólogos

Más estalactitas

Una curiosa formación

Aunque sea antigua no es arte rupestre

Seguimos hasta el final de la cavidad prestando atención al suelo, bastante irregular, evitando los huecos y agujeros, alguno bastante grande y profundo. Nos paramos en cada rincón donde las formaciones son más llamativas.

Esta formación es más bonita

Avanzando con cuidado

Más cúpulas

Una pequeña columna

Detalle de la dimensión de la cueva

Según la página de espeleoindex relativa a esta cavidad, ya era conocida desde la antigüedad. Al parecer albergaba una gran colonia de murciélagos y se extraía el guano (el sustrato que se forma en las grandes acumulaciones de excrementos de murciélago) que se cree se utilizaba como rapé para los fumadores, mezclado con el tabaco.
 

Avanzando más al interior

Otra bonita formación

Pequeñas estalagmitas


Pozo casi al final del recorrido

Observando como  el agua y la cal forman las estalactitas

Nuevas formaciones en el suelo  de la cueva

Pasamos casi una hora inspeccionando el interior de la cueva. Entre que no soy buen fotógrafo y que la cámara me empezó a hacer tonterías, las fotos quizás no tengan mucha calidad. Os recomiendo el siguiente enlace de la web Espeleobloc donde hay un excelente reportaje fotográfico del interior de la cueva y os podáis hacer una idea de sus dimensiones.


Jan no pierde detalle de las explicaciones de su madre

Banderas bastante desgastadas

Regresamos hacia la entrada

Al fondo se ve la entrada

Fin de la visita

Más cúpulas

Damos por finalizada la visita a la Cova del Tabac, y tras comer algo y disfrutar de las tremendas vistas que tenemos hacia el congost de Camarasa y el curso del Segre, emprendemos el camino de regreso.


La tropa a la entrada de la cueva

Vistas espectaculares

Bajando otra vez los pasos equipados

Vistas al Congost de Camarasa

Los riscos anaranjados del Montroig

En menos de una hora volvemos a estar junto al coche. El mediodía se acerca y la calor empieza a apretar, así que mejor coger el coche y regresar hacia el hotel.




5 comentarios:

  1. Pero que chulo!! Me ha encantado la cueva y la cara de tu nene escuchando las explicaciones es fantástica!! Me la apunto para mis próximas excursiones!! Y espero tus siguientes salidas jijiji

    Nos vemos pronto!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Alegría. Ya me contarás tus salidas. Un abrazo.

      Eliminar
  2. Muy chula la ruta. Me encantan estas cuevas que nos muestras.

    ResponderEliminar
  3. En esta zona de Catalunya hay infinidad de rutas para todos los gustos. La del Tabac es una de la más llamativas. Muy buenas explicaciones
    Fuet-i-Mate

    ResponderEliminar