Con los niños a cuesstas

Con los niños a cuesstas

sábado, 15 de agosto de 2015

Puig de Dórria

El Puig de Dórria es la primera elevación de cierta relevancia de la cadena que, comenzando en la Collada de Toses, tiene su punto culminante en el Puigmal. A pesar de sus 650 metros de desnivel, es una excursión sencilla para realizar con niños pequeños si están acostumbrados a caminar, nos permitirá disfrutar de la alta montaña y de la posibilidad de ver rebaños de isards corriendo por sus laderas herbosas. El punto de partida de la excursión es el Collet de les Barraques. Desde Barcelona nos dirigimos a Ribes de Freser y nos desviamos por la carretera que conduce a Puigcerdá por la Collada de Toses. Al llegar a Planoles y antes de entrar en el pueblo, nos desviamos a la derecha por una pista asfaltada que, 8 kilómetros más tarde, llega al Refugio Forestal del Corral Blanc. Superado el refugio, la pista acaba en la explanada del Collet de les Barraques. Una observación: pasado el refugio hay una barrera y un aparcamiento señalizado. Es aquí donde debemos dejar el coche. En mi caso, al observar la barrera levantada, en mi ignorancia continué hasta la explanada donde dejé el vehículo, tal como  se había  hecho siempre. A la vuelta, hablando con el guarda del refugio me comentó que ya no se puede dejar el coche en el collado ya que los agentes forestales multan y que la barrera debería haber estado bajada. Así que, aunque encontremos la barrera levantada, el coche debemos dejarlo en el aparcamiento. 


Mapa de la ruta - Ed Alpina

Distancia: 10 km.
Tiempo: 4 horas  15 minutos (con paradas)
Tiempo para un adulto: 3 horas, sin paradas


Salimos del coche y lo primero que vemos frente a nosotros el la mole majestuosa del Puigmal. Más hacia la izquierda, divisamos también el objetivo del día, el Puig de Dórria. Bajamos por la pista asfaltada unos metros hasta el desvío a la derecha, señalizado por un poste indicador. Avanzamos por esta pista hasta más adelante encontrar otro desvío señalizado a nuestra derecha. Seguimos por aquí y atravesamos un pinar hasta finalmente, en  moderada subida, salir a los prados alpinos del Pla de Dalt.

El Puigmal frente a nosotros

Nos desviamos por esta pista señalizada

Dejamos la pista en esta nueva bifurcación

Subiendo a través del pinar

El camino está bien marcado

Salimos a los prados alpinos

El camino, bien marcado, nos lleva hacia una primera loma siempre paralelos a una alambrada por su parte izquierda. Pasamos junto a unos grandes hitos de piedra, y la inclinación se empieza a acentuar, lo que nos lleva a bajar el ritmo y avanzar con un paso más moderado. Una pareja de buitres sobrevuela por encima nuestro, pendientes de la madre, que cierra el grupo y a la que parece que no le han sentado bien las primeras rampas de la subida.


Dejando atrás el pinar

Un primer hito de piedras junto al camino

Erik esperando al resto de la familia

Otro gran hito de piedras

Siempre paralelos a la alambrada

Vistas hacia atrás...

...y vistas hacia adelante

Superamos la primera loma de la Serra de la Vaquerissa y descansamos sentados sobre unas rocas en un falso llano. Una vez hidratados, hace bastante calor a pesar de la altura a la que nos encontramos, nos ponemos nuevamente en marcha y continuamos la subida con algunos tramos de fuerte inclinación. El camino nos lleva hasta un punto en el que debemos cruzar al otro lado de la alambrada, ya que esta sigue hacia la izquierda.


Alcanzando la parte superior de la loma

Una pequeña pausa para comer algo

La subida continúa paralela a la alambrada

El Puig de Dórria frente a nosotros

Pasamos al otro lado de la alambrada

El Puigmal siempre presente

Frente a nosotros queda el Pas dels Lladres, collado que separa el Puig de Dórria de la Tossa del Pas dels Lladres. Un falso llano nos permite recuperarnos algo de las últimas rampas que hemos superado. El camino se ha convertido en un  estrecho pero perfectamente visible sendero que marcha hacia el collado. En este punto, una pareja de isards pasen por delante mío, dejándome tan sorprendido que soy incapaz de reaccionar y fotografiarlos. Son  los primeros de un amplio rebaño que veremos desde la cima.


El Pas dels Lladres, entre el Puig de Dórria y la Tosa

Erik tirando del resto de la familia

El sendero que conduce hacia el collado

Tossa del Pas dels Lladres


El sendero que se dirige hacia el collado comienza a bordear la cima del Puig de Dórria. Llegamos  hasta un hito de piedras que marca un desvío más directo hacia la cima. Son pocos metros de pendiente empinada, así que encaramos su subida, siguiendo otros hitos de piedra que te van guiando y en unos minutos estamos en la parte superior. La cima del Puig de Dorría es una amplia planicie donde el vértice geodésico que la corona está en la parte más occidental, y hacia allí nos encaminamos. Tenemos también la posibilidad de seguir el sendero hasta el collado y allí desviarnos hacia la izquierda para llegar al vértice geodésico, si vamos con niños más pequeños y se lo queremos poner un poco más fácil.


Desvío hacia la cumbre

Otros hitos marcan el camino

La familia en plena subida

Erik en la parte superior del Puig de Dórria

El vértice geodésico ya a tocar


Alcanzamos el vértice geodésico y nos hacemos la fotos de rigor. La sorpresa nos la llevamos cuando Erik divisa a un nutrido grupo de isards ladera abajo, hacia la Muntanya del Bernat.


Jan a punto de coronar el Puig de Dórria

La madre cerrando el grupo

Celebrando la cima

Erik divisa el grupo de isards

"Mira que mogollón"

Puig de Dórria, 2547 m.


Las nubes empiezan a rodearnos lentamente. Mi intención era bajar hasta el collado y subir hasta la cima de la Tossa del Pas dels Lladres, pero desisto de ello. No son nubes de tormenta, por lo que no hay peligro, y aunque el sendero está muy bien  marcado, no quiero cansar más a la familia y llegar a la cima para no ver nada. Así que caminamos entre los hitos fronterizos que hay repartidos por la cima jugando a poner un pie en Catalunya y otro en Francia, para bajar nuevamente hasta el sendero.


Abandonando la cima

Hito fronterizo

Un pie en cada país

Una foto con el Puigmal a la espalda

Bajando en busca del sendero


Poco a poco las nubes van cubriendo la cima del Puig de Dórria y se dirigen hacia el Puigmal. Vamos perdiendo altura siguiendo el bien marcado sendero hasta alcanzar otra vez la alambrada.



Jan marcando el ritmo de bajada

Las nubes comienzan a cubrir el Puigmal

Siguiendo el sendero

Una foto antes de que desaparezcan las montañas

Poco a poco vamos perdiendo altura

Nuevamente caminando junto a la alambrada


Tras una pausa para descansar iniciamos la última parte del descenso paralelos a la alambrada. Cruzamos nuevamente el pinar y salimos a la pista que nos conduce hasta el Collet de les Barraques donde hemos dejado el coche.


Reponiendo fuerzas

Bajando hasta el pinar

Otra vez en los hitos de piedra

Cruzamos el pinar

Llegando al Collet de les Barraques


Tras acabar la excursión y parar un rato en el refugio, bajamos  hasta Ribes de Freser para comer en el restaurante La Corba, donde siempre nos han atendido estupendamente y hemos comido de miedo.


1 comentario: