Con los niños a cuesstas

Con los niños a cuesstas

miércoles, 18 de marzo de 2015

Cogulló de Cal Torre

Fácil excursión, aunque algo larga, hasta el Cogulló de Cal Torre, una elevación modesta pero con unas grandes vistas de Montserrat y el Pla de Bages y que está dentro del listado de las 100 cimas de la FEEC. El punto de partida es la localidad de Castellfollit del Boix, a donde llegaremos tras abandonar la A-2 (viniendo desde Barcelona) en su salida 555. Enlazaremos con la C-37 hasta el kilómetro 72,5 donde encontraremos el indicador hacia el pueblo. Al final de su calle principal dejamos el coche y comienza la pista que seguiremos en nuestra excursión. Toda la ruta transcurre por pista forestal y una parte final asfaltada, por lo que la dificultad es escasa. La distancia sí que es muy larga si vamos con niños pequeños, por lo que os recomiendo estudiéis el mapa para acortar la excursión si lo creéis conveniente. He señalado en rojo la ruta realizada por nosotros y en azul caminos alternativos por si queremos acortar la excursión.

Distancia: 14 km.
Tiempo: 4 horas, con pequeñas paradas


Mapa de la ruta - ICC


Iniciamos la marcha al final del pueblo, allá donde acaba el asfalto y donde un poste indicador nos señala el camino  hacia el Cogulló. Hoy nos acompaña Dani, el amigo de Erik, que ya subió con nosotros a la cima del Puigsacalm. Avanzamos por la amplia pista de tierra pasando junto a unos campos de cultivo y alguna que otra vivienda. A la izquierda tenemos vistas de los aerogeneradores de la sierra de Rubió y la zona que fue devastada por el incendio de 1986.


Inicio de la excursión

Pasando junto a unos cultivos

El equipo azul en marcha

 Parque eólico de la sierra de Rubió

Pronto llegamos a un punto donde por la izquierda un ancho camino enlaza con la pista. Aquí, a la derecha, un poste indicador nos señala dos formas de llegar al Cogulló. Recto, por la pista, o a la derecha por el atajo, aunque avisa que éste tiene fuerte pendiente. Nosotros nos desviamos por el senderito de la derecha (el atajo), aunque no subiremos hasta la cima por él, ya que aún sigo renqueante de mi última lesión y no quiero forzar la rodilla, por poco que sea, pues la ruta es larga de por sí. Un primer tramo de sendero nos desemboca nuevamente en la pista, que seguimos por la izquierda. Si subimos por la derecha, unos metros más arriba encontraremos el senderito que nos llevaría a la cima. Nosotros continuamos por la pista que va rodeando la Punta de Palomes.


Indicador

Subiendo por el senderito

Avanzamos por la pista rodeando la Punta de Palomes

Can Vidales

Avanzamos por el camino en suave pendiente, algún que otro tramo está un poco descompuesto,  hasta finalmente salir a una bifurcación de caminos. Seguimos por la derecha para llegar al Cogulló. En sentido contrario el camino nos lleva hasta la ermita de Sant Miquel de Grevalosa y la iglesia de Santa Cecilia, que visitaremos tras hacer cima.


Un tramo algo más incómodo

Una pequeña subida...

...y llegamos a la pista

Jan encabezando la marcha

Seguimos la pista hasta llegar a la punta de toda esta cadena montañosa, donde se encuentra la cima del Cogulló. Hay una caseta, una estelada y una mesa de orientación. Las vistas son estupendas, aunque la neblina entorpece la visión, en especial del macizo de Montserrat.


La cima ya a tocar

Y Jan el primero en llegar

Cogulló de Cal Torre, 882 m.

Con Jan en la cima

Vistas hacia Montserrat


Aprovechamos que estamos solos para comer algo y disfrutar de las vistas. Hace un día estupendo y apenas sopla el viento.


La madre avituallando a la tropa

Erik y Dani grabando Dios sabe qué

Foto de cima de los reclutas

Mesa de orientación y estelada

Recogemos para ponernos nuevamente en marcha y bajamos por la pista pasando de largo el camino por donde hemos subido desde Castellfollit, dirigiéndonos hacia las ermitas. La pista es ancha y cómoda y se avanza con rapidez. Llegamos hasta un poste indicador en un cruce de caminos que esta colocado junto a una roca en forma de menhir. Por el camino que queda a la izquierda se bajaría hasta el pueblo. El poste indicador nos informa que hay que continuar recto hacia las ermitas de Gravalosa.


Avanzando por la pista

Algún pequeño cultivo

Cruce de caminos

Jan quiere una foto junto al "menhir"


Pronto divisamos la ermita de Santa Cecilia. Cuando la pista hace un pronunciado giro hacia la izquierda, a nuestra derecha hay un senderito que conduce recto hasta la ermita. De todas formas, si queremos continuar por la pista, también iremos a parar al mismo sitio, ya que el senderito desemboca en la pista un poco antes de llegar.


Seguimos bajando por la pista

La ermita vista desde la pista

Nos desviamos por este senderito

La marcha por el sendero es más amena y montañera

Otra vez en la pista


Pasamos junto a las ruinas de la ermita de Sant Miquel y seguimos hasta la de Santa Cecilia, donde nos tomamos un descanso. La iglesia de Santa Cecilia ya aparece documentada allá por 1154, como parroquia de Gravalosa. Es un edificio de una sola nave y planta rectangular, con un bonito campanar que culmina su fachada. Junto a la iglesia hay un pequeño cementerio.



Llegando a la iglesia de Santa Cecilia

Plafón informativo del complejo románico de Gravalosa

Encontramos la iglesia cerrada, mala suerte

Un descanso para refrescarnos

Detalle del campanar


Abandonamos la iglesia de Santa Cecilia pasando nuevamente junto las ruinas de la de Sant Miquel y bajamos por la pista hacia Castellfollit, tal como marca el poste indicador. La bajada nos conduce hacia un antiguo molino y pasamos por al lado de varias masías hasta cruzar el torrente de Gravalosa a la altura de Cal Ton.


Seguimos la pista ahora en bajada

La tropa, a buen ritmo

El Pubill

Campos de cultivo junto a la masía

.
El camino enlaza ahora con una pista asfaltada que seguimos hacia la izquierda. Nuevamente cruzamos la riera por un puente y seguimos la pista hasta alcanzar la Bassa de Muntaner, un pequeño pantano pero un importante hábitat para muchas especies, a tenor de lo que aparece escrito en el plafón informativo que encontramos junto a él. Aquí abandonamos el PR, que continúa por la derecha su trazado hasta Castellfollit pasando por otras ermitas del conjunto de Gravalosa, y seguimos por la pista, pisando asfalto.


Seguimos ahora por la pista asfaltada

Cruzamos nuevamente la riera

Bassa de Muntaner

El PR continúa por la derecha

Plafón informativo


Completamos los tres últimos y algo pesados kilómetros de la excursión, pues no somos muy devotos del asfalto, hasta alcanzar las primeras casas del pueblo, finalizando la excursión.


Al menos no nos cruzamos con ningún coche

Una de las primeras viviendas del pueblo

Llegando a Castellfollit.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada