Con los niños a cuesstas

Con los niños a cuesstas

miércoles, 11 de febrero de 2015

Castell de Montsoriu

Cerca de Arbucies se alzan sobre el Turó de Montsoriu los restos de uno de los castillos góticos más importantes de Catalunya. En proceso de restauración desde hace varios años, el Castell de Montsoriu poco a poco va recuperando su fisonomía y es una estupenda opción para una salida matinal. La elevación sobre la que se asienta está dentro del listado de las cien cimas del FECC y, si bien podemos hacer la excursión mucho más larga partiendo desde Arbúcies o bien desde Breda, si tenemos niños pequeños o sólo nos apetece dedicar la mañana, la mejor opción es comenzar desde el parking habilitado en el Coll del Castellar y subir por la pista hasta el castillo. Por la carretera que te conduce a Arbúcies desde la salida de la autopista, hay que desviarse hacia Breda y luego girar a la derecha hacia Fogueres de Montsoriu. Unos kilómetros más adelante, a la izquierda, encontraremos la entrada al parking.


Distancia: 2,8 km. (sólo ida)
Tiempo: 30 - 40 min. (sólo ida)
Duración de la visita: 1 hora 30'



Mapa de la ruta - Ed. Alpina



Dejamos el coche en el parking que hay habilitado y pasamos junto a la caseta de información, bajando  unos metros por la carretera hasta el inicio de la pista de tierra que sube al castillo.


Aparcamiento

Al fondo la caseta de información

Pista que nos llevará hasta el castillo

La pista es ancha y cómoda, con un desnivel bastante suave. Varias familias con sus respectivos vástagos comparten la subida con nosotros. Algún que otro madroño se mezcla entre los alcornoques, encinas y pinos. A lo largo de la pista, encontraremos varios caminitos señalizados por postes indicadores que también conducen hasta el castillo. Obviamente son más dificultosos y el desnivel más pronunciado, por lo que si no queremos aventuras, simplemente tenemos que seguir la pista principal.


Por la pista hacia el castillo

A este alcornoque ya lo han afeitado

Algún que otro poste nos señala el camino

Otro grupo que se dirige al castillo

Poco a poco nos acercamos hasta la parte superior del Turó de Montsoriu donde descansan los restos del castillo. Rodeamos la muralla exterior y llegamos hasta la entrada del recinto, junto a una caseta donde se venden las entradas. Las visitas son guiadas y hay que comprar las entradas anticipadas a través de la web (http://www.montsoriu.cat/). Sin embargo me dio la impresión que si llegas sin reserva y el grupo no es muy numeroso, también te la venden. Nos sentamos y esperamos desayunando algo hasta que la guía nos llama para iniciar la visita.


El castillo ya asoma la final de la pista

Dirigiéndonos hacia la entrada

Muralla exterior

Vistas de Les Agudes, Turó del Home y Turó de Morou

Esperando el inicio de la visita


El castillo tiene sus orígenes en el siglo X, donde se comenzó a levantar sobre las ruinas de un antiguo asentamiento íbero. Es un conjunto de tres recintos concéntricos, bien visibles, que se fueron levantando con el paso de los años: el recinto Sobirà, el Patio de Armas y el recinto Jussà. Es éste último el primero que visitamos, ya que es el que rodea toda la edificación, protegido por una muralla y cuatro torres rectangulares y donde se encuentra la puerta que da acceso al interior.


Entrada al castillo

Detalle de una de las torres

Parte del recinto Jussà

Accediendo al interior del castillo

Accedemos al interior y en lugar de pasar hacia el Patio de Armas, subimos por unas escaleras hasta las murallas para transitar por el paso de ronda que las comunicaba.


Escaleras para acceder a las murallas

La Sala Gótica

Vistas del recinto Sobirà

En las murallas

Pasando por uno de los caminos de ronda

Accedemos por otra puerta a la parte interior del recinto Sobirà, visitando algunas salas, y escuchando atentamente las explicaciones de la guía, bastante documentadas y amenas. El pequeño patio interior correspondía a las dependencias del castillo y estaba techado con madera. Por otras escaleras ascendemos hacia la Torre del Homenaje.


Accediendo al recinto Sobirà

Dependencias interiores

Patio interior

Llegando a la torre del homenaje


Nos disponemos a visitar la Torre del Homenaje y subimos por una escalera de caracol hasta la parte superior. La torre tiene una altura de 16 metros desde su base y alrededor de ella se levantó todo el Recinto Sobirà. Desde su terraza tenemos una extraordinarias vistas que abarcan desde las cimas del Montseny hasta Les Gavarres. Frente a nosotros, en dirección a Arbúcies, se encuentran los restos de la Torre de les Bruixes, desde donde se controlaba todo el valle de Arbúcies.


Subiendo por la escalera de caracol

Una foto con el Montseny al fondo

Restos de la Torre de les Bruixes

Volviendo al patio

De la Torre del Homenaje bajamos nuevamente por las escaleras hasta una sala restaurada donde hay un par de cañones y algunas maquetas. Tras escuchar las explicaciones de la guía, bajamos hasta una enorme sala con arcos góticos y de allí al Patio de Armas.


Torre del Homenaje

Una foto con vistas a Breda

Cañones y maquetas para explicar la historia del castillo

Bajando otro tramo de escaleras

Gran sala con arcos góticos

De vuelta al paito de armas


En el patio de armas pasamos junto a los restos de la antigua capilla y de otras dependencias del castillo y bajamos a visitar el aljibe, un depósito de agua que hay en su parte central con capacidad para 268.000 litros de agua.



Restos de la antigua capilla

Otra restos junto a la muralla

Bajando a visitar el aljibe

El depósito de agua es enorme

Finaliza la visita en el cuerpo de guardia, un salón restaurado donde se encuentra algunas maquetas del castillo, así como los aseos. La visita ha terminado y la guía corre al encuentro del siguiente grupo que está esperando en la entrada. Deambulamos un rato más por el recinto (hay que ser prudente y no pasar a las zonas cerradas al público) y marchamos hasta la torre de la bruixes, donde nos haremos la foto de cima, que aunque no es el punto más alto del turó, sí que es más fotogénico.


La Torre del Homenaje desde la plaza de armas

Fin de la visita

Abandonamos el castillo


Rodeando las murallas


Una vez fuera del recinto, marchamos hacia la Torre de les Bruixes cruzando un pequeño encinar. Llegamos hasta la base de la torre y la rodeamos por la derecha para buscar un acceso que nos permita subir. Lo encontramos y disfrutamos de una buena panorámica del Castillo de Montsoriu, al tiempo que nos hacemos la foto de cima.


Hacia la Torre de les Bruixes

Rodeando la torre

Alguno de los restos de la torre

Turó de Montsoriu, 633 m.

Vistas al castillo de Montsoriu



Llegan hasta la torre algunas personas con las que hemos compartido la visita, y como tampoco es muy ancho el espacio donde nos encontramos, abandonamos el lugar bajando por un senderito que comunica con el camino principal. Ya sólo nos falta bajar por él hasta el aparcamiento, dando por finalizada la excursión.


Bajamos por la ladera hasta el camino

De vuelta al aparcamiento



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada