Con los niños a cuesstas

Con los niños a cuesstas

lunes, 14 de marzo de 2011

Matagalls

La subida al Matagalls es una de las más tradicionales dentro del montañismo catalán. A pesar de no destacar por su altura, 1697 m., de hecho la tercera cima más elevada del Montseny, tras el Turó de l'Home y Les Agudes, el simbolismo que la rodea la asemeja a subidas mucho más exigentes como el Canigó, el Pedraforca o la Pica d'Estats. Hacía mucho tiempo que quería subir con mis hijos, y lo tenía planeado para el lunes 7 de marzo. La nevada que cayó el miércoles anterior me hizo dudar hasta el último momento, pero como el domingo observé poca nieve, sólo restos en las cumbres, nos decidimos a ir. La verdad es que nieve no quedaba mucha, salvo en el Turó de l'Estanyol, y atravesarlas por el GR constituyó para Jan una autentica proeza, ya que el estrecho sendero estaba convertido en un barrizal.y muchas veces debíamos caminar por la ladera nevada. La ascensión en sí no presenta grandes dificultades, quizás atravesar el Turó Gros sea lo más duro, y está totalmente señalizada con balizas con los colores rojo y blanco del GR 5.2.


Mapa de la ruta - Editorial Alpina

Dejamos el coche en el parking de Collformic y cogemos el senderito que, tras pasar por un coqueto puente de madera, nos lleva hasta la Creu Carlina, monumento en conmemoración de las personas fusiladas en Collformic durante la tercera guerra carlista,  los días 10 y 11 de Enero de 1874. Aquí hacemos una mini-parada para comer algo antes de comenzar la ascensión, pues el desayuno ya quedaba algo lejos, tras casi una hora de coche.


Listos para la ascensión

Puente de madera

Creu Carlina


Comenzamos a subir por unas escaleras que hay junto a la cruz, señalizadas con una baliza del GR-5. Atravesamos un robledal, cruzamos la pista que por la derecha lleva hasta la masía de Sant Andreu de la Castanya, cerrada por una valla metálica, y que por la izquierda sube hasta el Turó d'en Besa. Seguimos rectos, y subimos por la Carena dels Roures. Son los últimos árboles que veremos en nuestro camino. El terreno se convierte en una auténtica alfombra de piedra hasta llegar nuevamente a la pista de tierra que por la izquierda conduce hasta Sant Segimon. Desde aquí tenemos una magnífica vista de la masía y observamos algunas reses pastando.


Subimos por las escaleras que hay junto a la Creu

Cruzamos la Carena dels Roures

Subiendo por una auténtica alfombra de piedra

Con Jan tras subir hasta la pista

Sant Andreu de la Castanya


Desde este punto ya tenemos las primeras vistas del siguiente objetivo: el Truó Gros de Santandreu. Seguimos ascendiendo, ahora de forma más suave, rodeando el Turó d'en Besa, hasta salir al Pla de la Barraca. Dejaremos a nuestra izquierda una torre eléctrica. La torre y la caseta que hay en la cima del Turó d'en Besa nos servirá de referencia a lo largo de la jornada. Encontramos el sendero que cruza el Pla de la Barraca tan embarrado que es preferible caminar por los prados.

A la derecha la mole del Turó Gros

Por el Pla de la Barraca

Erik explicando a Jan hacia dónde vamos

Jugando con los primeros restos de la nevada que encontramos

Pasamos por los prados para evitar el sendero embarrado


Finalmente llegamos a los pies del Turó Gros. Allí la nieve acumulada empieza a ser importante y los niños aprovechan un descanso para jugar, antes de enfrentarnos a la ascensión. Frente a nosotros aparece el Pou de Neu, enorme circunferencia de 17 metros de diámetro utilizado para conservar nieve. No hay que confundirlo con los pozos de hielo, construidos para almacenar los bloques de hielo que luego se vendían en la ciudad.

Erik y Jan jugando con la nieve

El Pou de Neu

Panorámica del Pla de la Barraca


Iniciamos el ascenso por un sendero poco marcado, quizás por la nieve, y bastante pedregoso. La subida es dura y hay que tomarselo con calma. Poco a poco vamos ascendiendo y cada vez queda más lejos el Turó d'en Besa. Las balizas de madera van sirviendo de referencia en una zona donde, desaparecido el sendero, subes por donde consideras mejor.


Iniciamos la ascensión despacio, pero a buen ritmo

Las balizas sirven de referencia

Erik se toma un pequeño respiro

La cima cada vez más cerca

Los últimos metros de ascensión los hacemos por una zona completamente nevada. Para alcanzar la cima del Turó Gros nos desviamos del sendero unos metros. Aquí nos tomamos un respiro observando a lo lejos la Creu del Matagalls. Solo nos queda bordear el Turó de l'Estanyol, llegar al Collet dels Llops y subir por la ladera del Matagalls hasta su cima. No pensabamos que nos iba a resultar tan duro, especialmente para Jan,  bordear el Turó de l'Estanyol.

El Turó d'en Besa ya queda muy lejos

Últimos metros hasta la cima

Jan avanzando a buen ritmo

Cima del Turó Gros de Santandreu, 1541 m.

Tras descansar de la subida, comer algo para reponer fuerzas, nos ponemos nuevamente en marcha. El GR que pasa por la ladera del Turó de l'Estanyol está en muy mal estado. Mucho barro que para las botas de un adulto sólo sería una pequeña molestia, para las de Jan, más pequeñitas, es una gran incomodidad. En otras zonas el sendero esta completamente nevado, pero por las pisadas de otros excursionistas, se ha convertido en placas de hielo. Caminamos despacio y en algunas zonas por la ladera nevada, mucho más practicable que el sendero. Por fin llegamos al Collet del Llops, donde la hierba de los prados nos permite limpiarnos las suelas de las botas, y miramos ya más de cerca nuestra meta.

Por la ladera del Turó de l'Estanyol

El sendero está muy complicado para Jan

Y cada vez se complica más

Decidimos subir por la ladera nevada

El Turó de l'Estanyol completamente nevado

Un nuevo descanso en el Collet dels Llops

Panorámica del Collet dels Llops


Nos lanzamos por fin hacia la cima del Matagalls. La subida, después de lo que llevamos, en especial el más pequeño, no nos resulta tan dura, a pesar de lo accidentado del terreno. El deshielo ha producido pequeños riachuelos que corren ladera abajo. En algunas zonas hay bastante nieve acumulada. Por fin hacemos cima y lo más sorprendente de todo es que cuando llegamos estamos solos. La alegria dura poco, pues pronto se llena de excursionistas que suben bien desde Collformic, bien desde Sant Marçal.


La subida nos parece menos dura

La cima cada vez más cerca

Erik, como siempre, el primero en llegar

Cima del  Matagalls 1697 m.

Alegría en la cima


Junto al vértice geodésico

Pasamos un buen rato en la cima. Aprovechando que la temperatura es agradable y el viento no sopla muy fuerte, comemos junto a la Creu disfrutando de las vistas: Viladrau, más allá los riscos o "cingleres" del Collsacabra, les Guilleries, el Turó de l'Home y Les Agudes. Poco a poco se llena la cima de excursionistas que aprovechan para comer como nosotros. Una vez descansados y comidos y viendo que se empieza a nublar el día, iniciamos el descenso, esta vez por una ladera nevada, pero menos accidentada. A la vuelta evitamos el sendero que bordea el Turó de l'Estanyol y decidimos subir por la otra ladera que no tiene nieve y ahorrarle a Jan otro sobreesfuerzo. Llegamos cansados, pero sin novedad, a Collformic, dando por finzalizada la excursión.


Señalando a Erik un futuro desafio: El Turó de l'Home y Les Agudes

Iniciamos el descenso

Bajamos por una zona nevada

Bajando el Turó Gros


La subida al Matagalls no tiene dificultad para los niños. En condiciones normales, con los senderos practicables y con un ritmo pausado adaptado a los más pequeños, es totalmente factible subir hasta la cima. En nuestro caso, no esperábamos tanta nieve y eso fue lo que hizo que la subida fuera más dura de lo normal para Jan. Sin embargo, señalar que se portó como un auténtico campeón e hizo todo el camino andando, apoyándose en su bastón.

1 comentario:

  1. quisiera saber este año 2013 que dia es el ascenso al matagalls,no estoy seguro si es el primer domingo o el segundo domingo de julio, si alguien lo sabe me gustaria que me mandara un e-mail. lucas1920@hotmail.es gracias...

    ResponderEliminar