Con los niños a cuesstas

Con los niños a cuesstas

domingo, 22 de enero de 2017

Moltalt

La entrada de hoy es una fácil excursión que transcurre casi en su totalidad por anchas pistas forestales y que nos permitirá ascender hasta la cima del Montalt, una elevación en la parte más oriental del Montnegre que domina todo el sector entre Mataró y Arenys. El punto de partida es la zona de pic-nic del Santuari de Lurdes, en la localidad de Arenys de Munt. Entrando en el pueblo, nos desviamos hacia el centro urbano y seguimos las indicaciones hacia el Santuario de la Mare de Deu de Lurdes. La carretera asfaltada se convierte en una pista de tierra que, paralela a la riera, nos conduce hasta el aparcamiento del merendero que hay junto al santuario. Es una lugar muy concurrido, en especial en primavera y verano, por lo que si vamos en esa época es conveniente no llegar muy tarde, pues el parking, aunque grande, se pone hasta los topes.


Mapa de la ruta - Ed. Alpina


Distancia: 8 km.
Tiempo: 3 horas 30 minutos, con paradas


Dejamos el coche en el parking, y cruzamos la zona de mesas del merendero pasando junto al santuario de la Virgen de Lurdes, que se encuentra junto al restaurante. Bajamos hacia la derecha para coger la pista que va paralela a la riera y la seguimos unos cinco minutos hasta llegar a un cartel rojo del Parque. Unos metros más allá, dejamos la pista principal y seguimos por una que hay a la izquierda y que, haciendo un giro de 180º, sube en fuerte pendiente.


Llegando al merendero

Pasamos junto al restaurante

Santuario de la Mare de Deu de Lurdes

Avanzamos por la pista paralela a la riera

Llegando al cartel del Parque

Giramos a la izquierda y subimos por esta pista

La pista va ganando altura mediante lazadas. Aunque el camino es algo empinado, se sube con relativa facilidad. Siempre seguiremos la pista principal, obviando diversos desvíos que encontraremos a lo largo de nuestra marcha. Tras aproximadamente una media hora de camino, llegaremos a una zona más abierta donde desembocamos a otra pista que por nuestra izquierda viene desde Masjoan.


Vamos ganando altura con facilidad

La pista ancha y cómoda

Desembocamos en la pista de viene de Masjoan

Giramos a la derecha y continuamos por la pista que, en zona más soleada, nos conduce hacia la masía del Corral, siguiendo todo el cordal de la montaña. La vegetación cambia en esta zona, y los pinos y encinas, se les unen castaños y madroños.


Un primer castaño

Avanzamos ahora por una zona más abierta

Acercándonos a la masía del Corral

Pasando junto a la masía

Tras rebasar el Corral, seguimos caminando por la pista principal. Dejamos a nuestra izquierda otra pista y pasamos por una zona muy bonita, llena de castaños y madroños.


Siempre avanzando por la pista principal, sin desviarnos

El camino, amplio, cómodo y con poca pendiente

El musgo tapiza las rocas

Madroños

Y castaños sin castañas

La pista nos dirige hacia el collado de la Pedra de la Ferradura. Dejamos a nuestra izquierda otro desvío y pasamos junto a unas curiosas rocas que hay a nuestra derecha. Unos minutos más y llegamos hasta el collado, cruce de caminos señalizado, donde hay unas grandes rocas. En una de ellas, hay grabada una pequeña marca en forma de herradura que da nombre al collado, pero ya muy gastada. De hecho, a mi me costó bastante encontrarla.


Subimos ahora por una zona más sombría

Pasamos junto al grupo de rocas de la derecha

Llegando al collado

Las rocas que dan nombre al collado

Jan subido en una de las rocas

Una vez en el collado, giramos hacia la izquierda para seguir por la pista que sube.  Frente a nosotros hay otro sendero donde un poste señala que lleva al Montalt. De hecho así es, pero nosotros ascenderemos por otro sendero. Como he dicho antes, giramos hacia la izquierda para subir el fuerte repecho, donde unos metros más allá, a nuestra derecha hay un senderito marcado con un hito de piedra. Dejamos la pista y subimos por él, introduciéndonos en un precioso encinar, que en fuerte pendiente nos conduce hasta la cima.


Inicio del sendero que conduce a la cima

Nos adentramos en el bosque

La vegetación forma unos arcos muy bonitos

El sendero aunque empinado, es sencillo de subir

Llegando casi a la cima

Nos plantamos en la cima del Montalt, con sus 596 m. de altura. Sumamos uno más al reto de las cien cimas y disfrutamos de las vistas hacia el puerto de Arenys y Mataró. Repartidos junto al vértice geodésico hay varios belenes (la excursión la realizamos unos días antes de navidad) y multitud de figuritas. Desde aquí tenemos buenas vistas de la costa, la zona portuaria de Arenys de Mar y la ciudad de Mataró.


Erik descansando junto al vértice

Vistas hacia la costa

Montalt, 596 m.

Un belén

Otro en una calabaza

Tras descansar un rato en la cima, volvemos hacia el Santuario por el mismo camino de la ida, llegando en poco más de una hora al merendero.


Mesas del merendero

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada