Con los niños a cuesstas

Con los niños a cuesstas

jueves, 23 de julio de 2015

Congost de Montrebei

Enclavado entre las comarcas del Pallars Jussá y la Nogera y fronterizo con Aragón, el Congost de Montrebei es uno de esos parajes de la geografía catalana que merecen una visita. Declarado Refugio de la Fauna Salvaje, pasear por su estrecho sendero pegados a la roca y bordeando el desfiladero sobre el río Nogera-Ribagorçana es una experiencia difícil de olvidar. Teníamos pendientes esta excursión desde noviembre del año pasado, que por un imprevisto tuvimos que suspender, así que en esta ocasión no lo dudamos y marchamos al Montsec para pasar un par de días y realizar varias salidas que iré subiendo al blog en las próximas entradas. Para visitar el Congost de Montrebei, si lo hacemos con niños, la mejor opción es acceder a él por el norte, desde el Pont de Montanyana. Otra consideración a tener en cuenta es el recorrido que queramos realizar, pues hay excursionistas que llegan hasta la ermita de la Mare de Deu de la Pertusa, o si tienen dos coches, finalizan la excursión en Corçà. Nosotros elegimos la opción "clásica", que consiste en comenzar en el parking de la Masieta, y finalizar cuando las paredes del Congost se abren y acaba la cornisa, punto en el que nos dimos la vuelta. Para llegar hasta el aparcamiento de la Masieta desde Barcelona, hay que coger la A-2 hasta la salida 504, continuar hacia Balaguer por la C-53, desviarnos por la C-26 en dirección a Alfarrás para, finalmente, enlazar con la N-230 dirección Vielha, hasta llegar al Puente de Montañana (Aragón). Antes de cruzar esta localidad, giramos a la derecha por la C-1311 dirección Tremp. Tras unos metros nos desviamos otra vez a la derecha por la pista que baja hacia La Clua (señalizado) y tras 8 kilómetros con más de un socavón llegaremos a la Masieta. Son aproximadamente 2 horas y 40 minutos de coche si no emulas a Fernando Alonso.


Mapa de la ruta - Ed. Alpina




Distancia:8 km.
Tiempo: 3 horas 30 minutos, con paso tranquilo y alguna parada


Dejamos el coche y bajamos hasta la caseta de información que encontramos cerrada, a pesar que en la web de la Fundación se informa que desde el 1 de julio está abierta todos los días desde las 9 de la mañana. La contrapartida es que tampoco tenemos que pagar los 4 € por dejar estacionado el coche. Detrás de la caseta comienza la excursión. En la bifurcación un poste nos indica dos posibles caminos para llegar hasta el puente colgante, puerta de entrada al Congost. Por la izquierda, el sendero supera una elevación y por la derecha, aunque es un poquito más largo, es más llano y va bordeando el embalse Nosotros nos decantamos por este último, que recomiendo si vamos con niños pequeños. Al otro lado del río, encima de la pared rocosa podemos ver la ermita de la Mare de Deu del Congost y los restos del castillo de Chiriveta, a los que se accede desde el Pont de Montanyana. El camino es llano y cómodo, vamos paralelos al río y la temperatura es más fresca de lo que esperábamos.



Inicio de la excursión

El camino  baja hacia el embalse

El camino es plano y cómodo

Vistas a la ermita

Restos de castillo de Chiriveta


El camino nos acerca más al río (que en época de crecida lo inunda y no es posible transitarlo), va pegado a la roca y hace una ligera bajada paralelos a la orilla. En este punto vemos, escondido entre la maleza, un enorme lagarto verde. No olvidemos que estamos en una zona protegida para la fauna salvaje, aunque salvo el lagarto y los buitres que sobrevolaban por encima de nosotros, tampoco vimos más fauna. Enlazamos con el otro camino que desde la Masieta lleva al Congost y tras superar un recodo a la izquierda, encontramos el puente colgante,


El embalse cada vez más cerca

Pasamos cerca de la orilla

El camino hace una ligera bajada

Los dos senderos se unen en este punto

Erik ya divisa el puente colgante

Puente colgante del Congost de Montrebei

El puente colgante es la primera atracción del día. Se trata de una pasarela que supera el Barranco de Sant Jaume. Es totalmente seguro y apenas se mueve aunque pasemos varias personas a la vez. De todas formas, las personas a las que le de yu-yu es mejor que miren al frente y no a sus pies.



No da tanto miedo

Aunque la madre no suelta a Jan de la mano

Yo también quería mi foto en el puente

El sendero hace ahora una pequeña subida y tras pasar por una zona con algo más de vegetación, nos acerca a la pared rocosa. Ganamos algo más de altura y el camino se estrecha, quedando a nuestra derecha la caída hacia el río. Pronto llegamos al inicio de la cornisa, el antiguo camino de herradura excavado en la roca, por la que cruzaremos todo el Congost. Un pasamanos colocado en la roca sirve para dar confianza a aquellos que no amen las alturas.


Una pequeña subida tras cruzar el puente

Frente a nosotros las paredes del Congost

Poco a poco ganamos altura

Ya caminamos pegados a la pared

La tropa preparada para la cornisa

Llegamos al inicio de la parte más excitante del Congost de Montrebei. Pegados a la pared y con cuidado vamos caminando a lo largo de la cornisa. Poco a poco las paredes del desfiladero se van estrechando (en el punto más estrecho creo que la distancia es sólo de 20 metros) y la travesía va ganando en interés. A lo largo del camino hay instalados bancos para sentarse y disfrutar de las vistas.



Comienza la aventura

Una parada en uno de los bancos

El desfiladero se va estrechando

Vistas a la cornisa

Avanzamos lentamente por el camino, encajonados entre las paredes rocosas que alcanzan en su punto más alto casi 500 metros de altura. Cruzamos a través de un pequeño túnel donde hay otro mirador que te ofrece una nueva perspectiva del lugar. El color turquesa del agua del río contrasta con las rocas blanquecinas de las paredes del desfiladero, formando una imagen de gran belleza.


El camino es relativamente ancho...

...pero no está de más cogerse al cable

Pasando por la parte más estrecha

Cruzamos el pequeño túnel

Una foto que recuerda a Carançà

Las paredes casi se tocan


Poco a poco nos vamos acercando a la parte final del Congost, allí donde las paredes del desfiladero se abren y el río sigue su curso. Pasamos junto a la cueva de Colomera. Su acceso, sin ser muy difícil, sí que es complicado si vamos con niños. Hay que cogerse a unas cadenas y apoyarse en varias grapas para trepar y acceder a su interior, y no está exenta de cierto riesgo para los pequeños. Nosotros pasamos de largo y seguimos el camino hasta el punto final de la excursión, donde nos daremos la vuelta. La cornisa gira a la izquierda y en bajada se introduce en una zona boscosa, mientras que un último banco ofrece unas vistas extraordinarias hacia ambos lados del río.



Seguimos avanzando por la cornisa

Erik lo va grabando todo

Otro banco para descansar

Entrada a la cueva Colomera

Cuidado de no tropezar en este punto

Final del Congost

Una mirada atrás nos muestra el camino recorrido

Jan nos hace una foto

Foto de los expedicionarios

Desde este punto podemos continuar caminado por la Pujada de Carlets que sube al refugio y desviarnos por un sendero señalizado hacia el puente colgante del Congost del Seguer para ver las pasarelas de madera que suben por toda la pared rocosa de la montaña y que conducen a Montfalcó. Son 4 kilómetros más que añadir a la excursión, pero si vamos con tiempo, merece la pena acercarse hasta allí. Nosotros optamos por darnos la vuelta y regresar por nuestros pasos recorriendo nuevamente la cornisa, ya que no traíamos comida y queríamos almorzar en el Pont de Montanyana.


De vuelta por la cornisa

Nos cruzamos con alguna piragua

Cruzando nuevamente el túnel

Otra vez por la parte más angosta

Ya hemos recorrido casi toda la cornisa

El Congost se abre otra vez


Recorremos nuevamente la cornisa y llegamos hasta el puente colgante, lo cruzamos y seguimos por el mismo camino llano que bordea el río hasta llegar por fin a la Masieta.


Últimos metros de la cornisa

Bajando hacia el puente

Ya da menos yu-yu

Vistas al castillo de Chiriveta o Girbeta

Acercándonos a la orilla del río


Finalizamos la excursión acercándonos a la orilla del río desde donde salen las piraguas que lo recorren curso abajo. Cogemos el coche y regresamos al Pont de Montanaya para comer. Después, por la C1311 nos dirigimos hasta el pantano de Tarradets, donde nos alojamos en el hotel del mismo nombre, "campo base" durante nuestra estancia en el Montsec.




12 comentarios:

  1. Hola, queria preguntaros si pasasteis miedo al ir con los niños, nosotro iremos en breve con 2 criaturas de 7 y 12 años, y solo de pensarlo me pongo nervioso, ¿ que tal lo llevasteis, pasasteis miedo por lo nenes? gracias por los comentarios, un saludo

    ResponderEliminar
  2. por cierto, teneis colgada vuestra ruta en el wikiloc?? si es que si pf. pasame el link o nº. gracias

    ResponderEliminar
  3. Hola, queria preguntaros si pasasteis miedo al ir con los niños, nosotro iremos en breve con 2 criaturas de 7 y 12 años, y solo de pensarlo me pongo nervioso, ¿ que tal lo llevasteis, pasasteis miedo por lo nenes? gracias por los comentarios, un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Toni. En ningún momento tuvimos sensación de peligro. El camino es lo suficientemente ancho para caminar con seguridad. Tan solo hay que controlar que los niños no vayan jugando, puedan tropezar y llevarnos un susto. Caminando con prudencia, no tiene ningún riesgo. Las rutas no las puedo subir al wikiloc porque no dispongo de GPS, pero de todas formas esta excursión está muy bien señalizada. Ánimo y a disfrutarla. Un saludo.

      Eliminar
  4. Hola, Francisco,te agradezco los comentarios; la haremos este jueves Santo, la verdad es que yo particularmente estoy emocionado ya que hace mucho tiempo que la quiero hacer y tengo muchas ganas, ya os contaré como ha ido.

    Un saludo desde Vallirana

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias por la explicación. Tengo pensado ir esta primavera con hijos y sobrinos, y las fotos y tus explicaciones me dan una idea clara de la excursión.

    ResponderEliminar
  6. Muy detallado todo. muchas gracias por compartirlo.

    ResponderEliminar
  7. un saludo, execelente informacion.
    Puedes hacer esta excursion en 1 dia? ir en la mañana desde barcelona y vovler a barcelona en la noche?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Poder, se puede, pero es una paliza. Piensa que son casi tres horas de ida y tres de vuelta.
      Un saludo

      Eliminar
  8. Hola. Nosotros estaremos por la zona en un par de semanas y me han recomendado hacer este recorrido. Vamos con un niño de 4 años. A ver que tal se nos da.
    Gracias por el blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Disfrutala, es una ruta muy bonita, pero llevar mucha agua, gorras y protección solar, pues hará mucha calor.

      Eliminar
  9. Hola primero agradecer toda la esplicación dada. Lo que no se cuanto es el recorrido y si se tiene que volver por el mismo lado.
    Gracias por los comentarios.

    ResponderEliminar