Con los niños a cuesstas

Con los niños a cuesstas

miércoles, 5 de marzo de 2014

Roca Sereny

Nos trasladamos a la parte más oriental del parque natural de Sant Llorenç i l'Obac para realizar una corta pero divertida excursión que nos llevará a coronar la cima de la Roca Sereny, una más de la lista de els cent cims de la FEEC. Para alcanzarla deberemos trepar ayudándonos con las manos y, una vez en la cima, tener mucho cuidado con los niños; es muy aérea, estrecha y expuesta, pero nada que con un poco de prudencia y sentido común no pueda hacerse. El punto de partida es el km. 24,5 de la carretera B124 que desde Sabadell pasa por Castellar del Vallès y Sant Llorenç Savall, donde podremos dejar el coche en una explanada que hay a la izquierda junto a unos paneles que recuerdan el trágico incendio de 2003 donde tristemente cinco personas perdieron la vida.

Distancia: 5 km.
Tiempo: 2 horas y media, con paradas
Tiempo para un adulto: Algo más de hora y media, sin paradas

Mapa de la ruta  Ed. Alpina

Dejamos el coche y tomamos el camino forestal que parte desde la carretera y hace un giro hacia la izquierda. En la bifurcación que encontramos unos metros más allá continuamos por la pista de la izquierda que esta cerrada por una cadena impidiendo el paso de vehículos. Caminamos en ligero ascenso con bonitas vistas del Montcau hacia un lado y los Pirineos nevados hacia el otro. A nuestra izquierda las consecuencias del incendio son evidentes, aunque ahora disimuladas por el verde de la vegetación y los matorrales, pero donde han desaparecido casi todos los árboles.


Aparcamiento

Iniciamos la marcha siguiendo la pista...

...y nos desviamos por la izquierda pasando la cadena

Los pequeños encabezando la marcha

Pronto encontraremos un poste de madera que señala hacia la izquierda el senderito que nos conduciría hasta el Castell de Pera. Es una buena opción si nos parece corta la excursión y queremos acercarnos a visitar sus ruinas. Nosotros seguimos rectos hacia el Sepulco Megalítico, tal como señala el poste de madera, mientras la parte norte de la Roca Sereny aparece a nuestra derecha.


A la izquierda marcharíamos hasta el Castell de Pera

Las ruinas del castillo frente a nosotros

La Roca Sereny asoma entra la vegetación

Continuamos avanzando por el camino hasta que éste se bifurca. En la parte izquierda comienza un senderito señalizado por un poste de madera y que nos conducirá hasta el Sepulcro Megalítico. El sendero se vuelve más estrecho e incómodo por la vegetación. Con el buen tiempo si llevamos pantalón corto puede ser no muy agradable transitarlo. Rodeamos toda la base de la Roca Sereny hasta llegar a un indicador de madera junto a los restos de un árbol quemado, quizás triste recuerdo del incendio, en una zona más abierta con unas espectaculares vistas, que nos señala un caminito en subida hasta los restos del sepulcro.


En este punto nos desviamos hacia el Sepulcro Megalítico

El sendero es visible a pesar de la vegetación

Suerte de llevar pantalón largo

Llegando al desvío

Una foto con el Montcau al fondo

Seguimos el senderito y rápidamente llegamos hasta los restos del Sepulcro Megalítico. Tras el incendio del 2003, los trabajos de limpieza que se llevaron a cabo dieron lugar al hallazgo. Un plafón informativo nos detalla todos los datos referentes al descubrimiento (se encontraron restos humanos) y una amplia e instructiva explicación del sepulcro.


Comenzamos la pequeña subida

El extremo sur de la Roca Sereny frente a nosotros

Llegando a la ruinas
  
Sepulcro Megalítico de la Roca Sereny


Leyendo el plafón

Desde la parte posterior del sepulcro seguimos el caminito de la izquierda para rodear la roca y salir a una explanada desde donde iniciaremos la subida a la cumbre. Hay que tener cuidado en este tramo, pues el sendero es bastante aéreo en algún punto y un resbalón nos puede dar un susto. No es peligroso, pero sí hay que tener cuidado con los niños.


Seguimos el senderito de la izquierda

Vigilemos a los niños en este punto

El camino parece alejarse de la Roca Sereny

Llegando a la explanada

Una vez en la explanada, a nuestra derecha observaremos un hito de piedras de color azul al lado de un senderito que se adentra entre la vegetación hacia la mole rocosa de la montaña. Comienza ahora la parte más divertida de la excursión, una trepada que nos llevará hasta la parte superior de la roca. Sin ser difícil, si que conviene avanzar con cuidado para evitar resbalones y tener vigilados a los niños. A media subida, siguiendo el sendero más o menos evidente, nos encontraremos un arbusto que se debe rodear por la izquierda, encontrando el camino que nos permitirá seguir progresando por la pared, hasta finalmente llegar arriba.


Punto donde se inicia la subida a la cima

Avanzando entre la vegetación

Inicio de la trepada

Erik en plena subida

Una pausa para recuperarse del esfuerzo

Jan sube con una facilidad pasmosa

Erik siguiendo los pasos de su hermano

La madre cierra el grupo en plan coche escoba

En la parte superior de la roca

Una vez finalizada la escalada bordeamos un primer resalte rocoso y salimos a una pequeña explanada entre este resalte y la cima propiamente dicha. Subimos y bajamos del primer montículo para hacernos algunas fotos. Por toda esta zona, sin tener sensación de peligro, si es conveniente tener controlados a los pequeños. Es bastante aérea y hay una fuerte caída en algunos puntos.


Vistas desde el primer montículo

Mientras Erik descansa...

...a Jan le ha sabido a poco la escalada

Otra foto desde el primer montículo

Desde la pequeña explanada trepamos hasta la parte más alta de la Roca Sereny, donde un pequeño y bonito hito de piedras señala el punto más alto. Foto de cima y a descansar un rato para disfrutar de las vistas, muy bellas.


Trepando hasta la cima

Turno para la madre que cierra el grupo

Roca Sereny, 804 m.

La familia junto al hito que marca la cima

Con mi camiseta y el Montcau detrás

La madre también quiere su foto

Bajamos con cuidado y atravesamos toda la roca hacia su extremo norte, pasando por un tramo rocoso más estrecho pero que tampoco da sensación de peligro. Sólo si el viento fuese muy fuerte no deberíamos pasar por aquí.

Continuamos por este camino..

...hacia el final de la roca

Esta parte es más estrecha y aérea

La familia se ha quedado atrás

Erik cruzando el tramo más estrecho

Llegamos al final de la roca donde por su izquierda hay una canal por la que sin apenas dificultad bajaremos hasta encontrar el sendero. Al tratarse de una ruta circular y tener la posibilidad de ascender a la Roca Sereny por ambos extremos, recomiendo subir por su extremo sur como nosotros, pues la bajada por ese punto sería mucho más complicada y peligrosa.


Erik el primero en bajar

Y la madre, la última

El sendero estrecho queda tapado por los arbustos

Seguimos el senderito rodeados de vegetación hasta llegar a una pista donde giraremos a la derecha, bajando hasta el punto donde nos desviamos para visitar el sepulcro. Ya solo queda volver por nuestros pasos hasta donde habíamos dejado el coche.


Seguimos el camino...

...hasta el punto donde nos habíamos desviado para visitar el sepulcro






2 comentarios: