Con los niños a cuesstas

Con los niños a cuesstas

sábado, 28 de septiembre de 2013

Queralbs - Núria, por el camino viejo

Clásica excursión veraniega  a uno de los parajes más bonitos de Catalunya. El camino hasta el santuario de Núria, conocido como el camino viejo, tiene su origen en la Edad Media y todavía hoy se pueden observar restos de su enlosado original en algunos tramos. A pesar de tener un desnivel importante (unos 700 metros) los peques no lo han encontrado especialmente duro salvo, quizás, el último kilómetro hasta llegar a la Creu d'en Riba, por lo que con paciencia y ánimo es apto para toda la familia. El punto de partida es Qeralbs, dejando el coche en el parking de la estación del cremallera. Conviene comenzar a caminar temprano, para no sufrir en exceso los rigores del sol.

Distancia: 7 km.
Tiempo: 4 horas 15', con paradas
Tiempo para un adulto: 3 horas, sin paradas

Mapa de la ruta - Ed. Alpina

Desde el parking de la estación cruzamos la vía por el puente y subimos por la carretera hasta la entrada del pueblo, donde en la plaza encontramos el inicio del camino viejo. Subimos por un sendero que atraviesa la parte alta de Queralbs hasta desembocar en la pista asfaltada que conduce a Fontalba. Cruzamos la pista y seguimos ascendiendo por un tramo asfaltado, pasando junto a las últimas casas del pueblo. La ruta está perfectamente señalizada en todo el recorrido y los paneles te van marcando el tiempo estimado que queda hasta Núria.

Vía del cremallera

Inicio del camino viejo

Siguiendo los indicadores al cruzar la pista de Fontalba

Subiendo por un tramo asfaltado

Seguimos los indicadores que nos hacen tomar un sendero estrecho y empedrado que sube por nuestra izquierda hasta alcanzar la fuente de la Ruïra. El camino se estrecha en algunos puntos y la vegetación casi nos cierra el paso. Frente a nosotros se levanta el Torreneules y hacia atrás observamos el Taga. También un poco más abajo queda la vía del cremallera. Todo este primer tramo de la excursión es bastante monótono y poco vistoso.


Cambiamos el asfalto por el sendero

La madre refrescándose en la Font de la Ruïra

El Taga asoma a la izquierda

Poco a poco vamos ganando altura pasando junto a una pequeña balma donde hay un banco de piedra. Pequeña parada en este punto porque hace mucha calor y el sol nos da de cara. Llegamos hasta una tartera, la Tartera de Corbell, que atravesamos sin dificultad y alcanzamos un poste indicador donde nos señala la subida a Núria por dos posibles caminos: el pont del Cremal o el Roc del Dui. Escogemos el primero, al ser el camino original (ambos coincidirán más adelante a la altura del Salt del Sastre). Aquellos que decidan bajar nuevamente caminando en lugar de hacerlo en el cremallera, pueden hacer la ida por el Roc del Dui y la vuelta por el Pont del Cremal y conocer los dos tramos.


Erik avanzando por un terreno enlosado

Pequeña balma con un banco de piedra

Tartera de Corbell

Jan atravesando la tartera

Poste indicador

Atravesamos un nuevo tramo de tartera y el camino hace un giro hacia la izquierda, quedando a nuestra derecha y al fondo del valle la central de Daió. Frente a nosotros y a la derecha se levantan las Roques de Totlomon. Las vistas son muy bonitas y el paisaje va cambiando poco a poco, según ganamos altura.

Otro tramo de tartera...

...que cruzamos sin problemas

Central de Daió

Vistas a las Roques de Totlomon

Dejamos a nuestra izquierda un tramo de escaleras que nos conducirían al Roc del Dui y continuamos por el camino acercándonos al refugio de Sant Pau, pequeña  balma, pero suficiente para resguardarse en caso que nos sorprenda una tormenta o simplemente hacer un descanso. Bajamos un poco por un tramo bastante pedregoso para seguir por otro más llano adentrándonos en la Gorga del Cremal hasta alcanzar el Pont de Cremal, que cruza el río de Núria.

Pasando junto a las escaleras que conducen al Roc de Dui

Balma o refugio de Sant Pau

Un tramo de camino algo empedrado

Paralelos al río Núria

Pont de Cremal

Cruzamos el puente y seguimos por el camino de la izquierda que sube paralelo al río, por su margen derecha. El camino de la derecha nos llevaría hasta la central de Daió de Baix y desde allí a Queralbs o a las Gorges del Freser y el Salt del Grill, según el sentido de la marcha que tomaramos. Vamos ganando altura paralelos al río, que forma en este punto bonitos saltos de agua, y pasamos junto al refugio de Sant Rafael.


Tomamos el camino señalizado a Núria tras cruzar el puente

Poco a poco vamos ganando altura

El río forma bonitos saltos de agua

Erik al fondo tirando del grupo

Pasando junto al refugio de Sant Rafael

Continuamos ascendiendo por el sendero en continuas zigazagas mientras atrás, al fondo del valle, queda el Pont del Cremal, bonita perspectiva del camino que llevamos recorrido. Este tramo se conoce como las Marrades del Salt del Sastre. Alcanzamos un punto dónde el sendero que viene del Roc del Dui enlaza con el camino viejo, divisando la vía del cremallera que pasa por debajo de esta mole rocosa trazando una perfecta diagonal. Por encima, las aguas que vienen de la Dou de Fontalba caen en un espectacular salto de más de 80 metros.

Atrás queda el pont del Cremal

Enlace del camino que viene por el Roc de la Dui

Vía del cremallera

Vía abandonada

Subiendo por las Marradas

El cremallera pasa bajo el Salt de Fontalba

Un poco más arriba llegamos hasta una balconada, el Salt del Sastre, desde donde tenemos una buena visión del Salt de Fontalba y del trazado del cremallera. Una pequeña pausa para descansar y reponer fuerzas y así afrontar  lo que nos queda de subida.

Alcanzando el Salt del Sastre

Una foto con el salto de agua

Detalle del empedrado del camino

Salt de Fontalba

Pasamos ahora por una zona más llana, atravesando una pequeña tartera. Al otro lado del río observo un tramo de vía abandonada, que deduzco debe ser del trazado antiguo, antes de la construcción del túnel del Roc del  Dui, aunque no estoy seguro. De todas formas, las vistas son espectaculares.


Caminamos ahora por una zona más llana

Trazado de la antigua vía

Atravesando una pequeña tartera

Cremallera

El camino nos conduce ahora hasta uno de los puntos más bonitos de la ruta: el Salt de la Cua de Cavall, una preciosa cascada que hay frente a la balma de Sant Pere, que forma una acogedora poza. Es un lugar muy bonito y merece la pena detenerse unos minutos en el lugar.


Erik alcanzando la Cua de Cavall

Cua de Cavall

Pasando junto al refugio o balma de Sant Pere

Balma de Sant Pere

El camino llanea ahora por una zona donde abundan los pequeños saltos de agua, las Gorges de Núria. Es, quizás, una de las partes más bonitas de la ruta. Nos encontramos en el Pla de Sallent y cruzaremos al otro lado del río por puente sobre el que pasa el cremallera. Ahora ascenderemos por su margen izquierda, según nuestro sentido de la marcha.

Pequeños saltos de agua

Otra perspectiva desde el camino

Cruzando bajo el puente del cremallera

Continuamos por el otro margen del río

Comienza ahora la parte más durilla  de la excursión. Cruzaremos un riachuelo y seguiremos el sendero que se empina un poco más, pero de forma constante, hasta que alcancemos la Creu d'en Riba. A nuestra derecha divisamos el Salt de Fontnegra, otra preciosa cascada que embellece el paisaje. Pronto abandonamos la sombra del bosque y volvemos a caminar por una zona despejada, que en esta ocasión no molesta ya que el día se ha ido estropeando poco a poco, a pesar de la buena previsión meteorológica que se había anunciado.


Erik cruzando el riachuelo

Acercándonos al bosque de pino

Vistas al salto de Fontnegra

Abandonamos el bosque

El camino ahora se vuelve más empedrado y dificultoso. Frente a nosotros ya divisamos el mirador que hay junto a la Creu d'en Riba y a la derecha el refugio de Núria, el Niu de l'Aliga, y en la parte inferior la vía del cremallera. Vuelve a salir el sol, quizás para animarnos y completar lo poco que nos queda.


Erik observando la vía del cremallera

Jan pasando por un falso llano

Erik continúa tirando del grupo

A la vista el refugio Niu de l'Aliga

Poco a poco nos vamos acercando al mirador de la Creu d'en Riba, que ya tenemos a tocar. Pasamos por un puente de madera y subimos un tramo de escaleras. Las vistas son increíbles desde esta zona, mientras que abajo el río forma pequeñas cascadas a lo largo de su curso.

El mirador de la Creu d'en Riba a la derecha

En esta zona el río forma pequeños saltos de agua

Avanzando por un camino enlosado

Cruzando el puente de madera

Erik subiendo un tramo de escaleras

Alcanzamos finalmente la Creu d'en Riba y subimos al mirador. El santuario de Núria, bastante concurrido por cierto, se levanta en una hermosa planicie, dibujando uno de los paisajes más bonitos de Catalunya. Según he leído la actual cruz sustituye a la antigua que se encontraba junto al puente que permitía el acceso a la explanada. Desde el mirador tenemos una preciosa vista del santuario y el lago y las montañas que forman el Circo de Núria.

Los peques en la Creu d'en Riba

Un servidor junto a la Creu d'en Riba con Núria al fondo

El santuario y el lago al fondo

Erik subiendo al mirador

Mi tropa posando con vistas a Núria

Bajamos y nos hacemos unas fotos con el Santuario al fondo. Sólo queda descender unos metros, pasando primero por la ermita de Sant Gill mientras que a nuestra derecha queda el lago, hasta alcanzar el santuario de la virgen de Núria, punto final de la excursión.

¿Foto de familia? Oye, que esto es un blog serio

Vale, esto es otra cosa

Bajando hacia el santuario

Ermita de Sant Gill

Núria dispone de varios restaurantes donde comer e instalaciones para el ocio familiar: paseos a caballo, barcas en el lago, mesas para pic-nic, etc. Rendimos pleitesía a la imagen de la virgen (yo, sin que se entere la familia, le pido me me sigan aguantando las rodillas) y visitamos la ermita de Sant Gil, con su campana y su olla. Finalmente damos cuenta de nuestros bocadillos en la explanada frente al santuario, para tomar el cremallera que nos bajará hasta Queralbs.


Una buena siesta...

...para recuperar fuerzas

Con Jan delante del santuario

La bajada a Queralbs la hacemos en el cremallera (los niños viajan gratis con el carnet del club super 3). Si decidimos poner a prueba nuestras rodillas en la bajada, tendremos que sumar unas tres horas más a la excursión. 

5 comentarios:

  1. Yo la hice ya hace unos años, pero mi mujer y yo. La próxima vez que no sera muy lejos con el peque y la haremos ida y vuelta. Muy chulas las fotos y comentarios.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, Jorge. Ya contarás como es el paso por el Roc del Dui, que no lo conozco. Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Muy buena entrada Francisco. La hice hace ya bastante tiempo y siempre es bueno refrescar la memoria.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Marc. Lo tuyo del "mordisco", impresionante.

      Eliminar