Con los niños a cuesstas

Con los niños a cuesstas

martes, 7 de mayo de 2013

La Morella

La Morella es la cima más alta del macizo del Garraf, no de la comarca del mismo nombre que es La Mola con una altura algo menor. No recuerdo, quizás fue cuando ascendí al Veleta en Sierra Nevada, hace ya muchos años y aún el pelo cubría mi cabeza, que tuviera que caminar tanto por asfalto para subir una montaña. Sin embargo he de reconocer que tanto a los niños como a mí nos ha encantado esta excursión. Es una ruta sencilla, sin mucho desnivel e ideal para realizar con la familia en una mañana y todo lo que vamos a ver compensa con creces el asfalto que pisaremos. Eso sí, prohibido hacerla en verano si no queremos que se nos fundan los plomos. El punto de partida es La Pleta, antigua masía de finales del siglo XIX que se utilizó para actividades ganaderas  y hoy convertida en centro de información del Parc Natural del Garraf. Desde Barcelona sólo hay que seguir la C-32 y abandonarla justo antes de acceder a los túneles del Garraf. Una vez en la rotonda se sigue los indicadores hacia el Parc Natural por la carretera del Rat Penat hasta llegar al parking del centro de información.

Mapa de la ruta - Ed. Alpina


Distancia: 7 km.
Tiempo: 3 horas 15 minutos, con paradas
Tiempo para un adulto: 2 horas, sin paradas


El parking está bastante concurrido para ser tan temprano. Un nutrido grupo de espeleólogos preparan sus equipos antes de introducirse en alguna de las numerosas simas que hay repartidas por todo el macizo (más de 300). La oficina del parque está cerrada todavía (abre a las 10 de la mañana), así que dejamos su visita para la vuelta e iniciamos la excursión subiendo por la carretera hacia el Pla de Querol disfrutando del abrupto paisaje que nos rodea con el mar a nuestra espalda. La ruta está perfectamente señalizada con postes de madera marcados con un cuadrado morado, aunque de hecho sólo se trata de seguir las marcas blancas y rojas del GR-92. Un poco más arriba encontramos la primera sima de las muchas que vamos a ver a lo largo de la jornada. Se encuentra a pie de carretera y esta protegida por una valla metálica.

La Pleta

Cisterna de agua de La Pleta

Subiendo por la carretera hacia el Pla de Querol

Jan observando la primera sima del día

Continuamos por la carretera y un poco más adelante encontraremos el desvío hacia el Avenc Emili Sabater, fácilmente identificable porque, además del poste, veremos algún coche aparcado. Seguimos el sendero en ligera bajada, oculto a veces por los matorrales, hasta llegar a la sima, quizás la más conocida del Parque del Garraf. La sima tiene una profundidad de 46 metros y en su misma boca son visibles un bonito grupo de estalactitas. Un grupo de espeleólogos se prepara para descender cuando otro más numeroso llega al lugar. Supongo que tendrán que hacer tanda como en el mercado, porque son las nueve y media de la mañana y ya hay diez personas agrupadas alrededor de la boca.

Nos desviamos de la carretera...

...y seguimos el sendero en bajada

Avenc Emili Sabater

Estalactitas en la misma boca de la sima

Volvemos a la carretera y seguimos subiendo las rampas hacia el Pla de Querol animando a algún ciclista que no ha medido bien sus fuerzas y al que la lengua le llega a los pedales. El margalló, la típica planta del Garraf, el enebro y el lentisco abundan a ambos lados de la carretera.


Subiendo por la carretera

Margalló

Llegando al Pla de Querol

La madre explicando algo al pequeño

En el Pla de Querol abandonamos la carretera que continua hacia la Plana Novella y continuamos por la pista asfaltada de la derecha, cerrada a la circulación por una barrera, en dirección hacia las antenas y la bola de radar. Pasada la barrera, unos metros más adelante, volvemos a salirnos de la pista para visitar el Avenc del Llamp, éste con una profundidad de 73 metros.


Seguimos por esta pista superando la barrera

Avenc del Llamp

Erik asomándose a la sima

Regresamos de nuevo a la pista asfaltada y algo más adelante un poste nos invita a abandonarla y seguir por un senderito estrecho y arcilloso adentrándonos en un paisaje agresivo donde las rocas calcáreas han sido modeladas por el viento y la lluvia. Es una zona donde abundan las simas y no todas están señalizadas, por lo que conviene echar un ojo a los pequeños y que no abandonen el sendero. También observaremos las dolinas, superficies redondeadas que simulan abolladuras del terreno.

Inicio del sendero

Avanzando entre la vegetación

Margalló

Avanzamos por el sendero encontrándonos diversas simas señalizadas, alguna de ellas indicando la prohibición de bajar por la baja concentración de oxígeno que hay en su interior (el Avenc de l'Asensio), y destacando todas ellas por la estrecha boca de entrada.

Avenc de la Silvia (-13 m.)

Avenc de l'Asensio (-84 m.)

Boca de la sima

Avenc de Lluis Solà

El sendero nos conduce nuevamente a la pista asfaltada hasta llegar a la dolina de Campgràs, visible como un extenso prado. En este punto la pista se bifurca: recto se continúa hacia las antenas y la bola de radar y por la derecha sigue el GR 92 que conduce a la cima de la Morella. Nosotros continuamos por la pista hacia las antenas unos doscientos metros más para acercarnos a una charca donde habita una numerosa colonia de ranas verdes. En lugares tan secos como éste, las charcas se convierten en puntos estratégicos para la vida de muchas especies, principalmente anfibios, al no existir rieras ni arroyos. Los niños se lo pasan bomba observando a las ranas que al sentir nuestra presencia saltan hacia el interior de la charca.


Charca de Campgràs

Observando las ranas


Rana reineta

Otros ejemplares en remojo


Regresamos a la pista para descender hacia el desvío y continuar por el GR 92 hacia la Morella. El camino gira hacia la izquierda dejando la pista que conduce hacia el clausurado vertedero del Garraf y lo seguimos hasta un senderito que conduce a la cima de la Morella.


Cambiamos el asfalto por la tierra

La Morella ya a la vista

Empieza la carrera por ser el primero en subir

Sin apenas esfuerzo alcanzamos la cima de la Morella, donde un molesto viento no invita a permanecer mucho rato en el lugar. Las vistas son muy buenas de toda la costa del Garraf y el Delta del Llobregat.

Jan escalando la cruz

Los niños subidos en el vértice geodésico

La Morella, 594 m.

La cima está coronada por un enorme vértice geodésico y la inconfundible cruz de metal. Buenas vistas hacia el Puig d'Agulles y el Castell d'Eramprunyà. Como el viento sigue soplando con fuerza y los niños quieren volver a ver las ranas no nos quedamos mucho tiempo y volvemos a bajar hacia la pista de tierra para dirigirnos nuevamente a la charca.


Vértice geodésico

Foto de cima con Jan

Empezamos a bajar

La vuelta la hacemos por el mismo camino, siguiendo la pista asfaltada en lugar del sendero que pasa por las simas. Otro rato en la charca observando las ranas y esperando la posibilidad (mínima) de ver una serpiente de agua y de vuelta a La Pleta, donde proyectan un audiovisual sobre el Parc Natural.

Abandonando la Morella

La Pleta



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada