Con los niños a cuesstas

Con los niños a cuesstas

domingo, 15 de enero de 2012

Sant Salvador de les Espases

Como colofón a las salidas que hemos realizado durante las navidades, nos decidimos a subir a una de esas min-cimas que aparecen en el listado del reto de las 100 de la FEEC. Se trata de San Salvador de les Espases, que a pesar de su modesta altura (413 metros) es un extraordinario balcón con vistas a Montserrat. Nos dirijimos hacia la localidad de Olesa de Montserrat, primero por la A-2 y después por la C-55, y pasada ésta, a mitad de camino antes de llegar a Monistrol, tomamos el desvío hacia el antiguo balneario de la Puda, donde dejamos el coche.

Mapa de la ruta - ICC

Balneario de la Puda con Montserrat al fondo

El viento que sopla en la zona hace que la sensación térmica sea mucho más baja de los 3º que marca el termómetro del coche, así que nos abrigamos a la espera que avance el día y podamos quitarnos capas de ropa. Tomamos el sendero que encontramos a nuestra derecha (está marcado con un cartel amarillo) antes de llegar a las ruinas del balneario y pasamos por encima de las vías del tren, adentrándonos en una zona de espesa maleza en la parte baja del barranco.

Inicio del sendero que conduce a Sant Salvador

Pasamos por encima de las vías del tren

San Salvador ya a la vista

La zona es muy fresca y húmeda. El sendero está bien marcado y en algunos puntos se han hecho escaleras, para evitar los desprendimientos que deben producirse en época de lluvias. Cruzamos en varias ocasiones el lecho del torrente, la mayoría de las veces seco. Pasamos junto a unas rocas conocidas como Espases de Baix, que dan la impresión de tratarse de los dedos de una mano que intentara salir del interior de la tierra.
 

Uno de los tramos convertido en escaleras

Marcas amarillas que encontraremos en toda la ruta

Cruzando el lecho del torrente

Espases de Baix


Llegamos a la parte superior del barranco, desde donde parece que tenemos a tocar la ermita de Sant Salvador. El camino gira ahora hacia la izquierda. En continuas lazadas vamos ascendiendo toda la pendiente por un sendero muy pedregoso rodeados de matorrales. El sol comienza a calentar y sobran capas de ropa.


Una curiosa pintada que me abstengo de reproducir

El sendero gira a la izquierda para ascender hasta Sant Salvador

La ermita parece más cerca de lo que está en realidad

El sol aprieta y nos quitamos los cortavientos

Poco a poco vamos superando el desnivel que nos separa de Sant Salvador de les Espases. El camino se complica para el más pequeño. Mucha piedra suelta de los conglomerados que nos rodean. Hay que vigilar para que no pise mal una piedra y se pueda hacer daño, a pesar de llevar botas de montaña. Unos metros antes de llegar a la ermita encontramos un oratorio dedicado a la virgen de Montserrat en una cueva excavada en la roca. El camino continúa por encima de la cueva y nos lleva a las puertas de la ermita.


Oratorio dedicado a la virgen de Montserrat

Últimos metros hasta la ermita

Vistas al monasterio de Montserrat desde la ermita

La ermita de Sant Salvador de les Espases aparece mencionada en documentos del siglo XIV, aunque el castillo sobre el que se asienta está documentado ya en el siglo X. Hoy en día la asociación Amics de Sant Salvador se encarga de su mantenimiento y custodia. La capilla se puede visitar los jueves y domingos. Nosotros, al subir un sábado, nos quedamos con la ganas. En el edificio anexo a la capilla hay un comedor con chimenea que también puede utilizarse a modo de barbacoa. Un buen lugar para comer tras realizar una excursión por los alrededores.


Sant Salvador de les Espases. La puerta de la derecha accede a la capilla

Comedor o refugio anexo a la capilla

Barbacoa

Por la puerta que hay junto a la barbacoa se accede a la parte superior de Sant Salvador de les Espases, cima propiamente dicha, desde donde tenemos unas buenas vistas de la montaña de Montserrat.


Accedemos a la parte superior

Sant Salvador de les Espases, 413 m.

Como era temprano, decidimos seguir la excursión y nos ponemos como meta ascender hasta el punto más alto de las Roques de l'Afrau, que se alzan imponentes frente a nosotros. Para ello, deberemos ascenderlas por la parte trasera, siguiendo por un caminito el cordal. Así que tomamos el sendero que sale por la parte trasera de la ermita y nos encaminamos hacia el Coll de Bram. Dejamos atrás el montículo sobre el que se asienta la ermita y caminamos por una zona más sombría. El sendero es bueno y volvemos a encontrar algunos tramos arreglados con escaleras.


Roques de l'Afrau

Seguimos el camino que sale de la parte trasera de la ermita

Bajamos hasta un pequeño collado

Poco a poco Sant Salvador va quedando atrás

El sendero es bastante bueno

Llegamos al Coll de Bram, donde confluyen varios caminos. Estamos a los pies de las Roques de l'Afrau. Cogemos el sendero que a nuestra derecha asciende en diagonal hasta la parte trasera de la montaña. Alcanzamos un pequeño collado (desconozco el nombre) donde hay la imagen de un santo en un retablo metálico.


La pista que nos lleva al Coll de Bram

En el collado


Desde este punto sólo nos queda seguir el pequeño sendero que, atravesando matorrales espinosos que no recomiendo cruzar en verano en pantalones cortos, nos lleva al punto más alto de las Roques de l'Afrau.  El camino es sencillo para los niños, pero conforme nos acercamos al final de la cadena, hay que vigilar porque  más alla la roca da al vacío.

Dejamos el collado y nos dirigimos hacia la cima

El sendero es más estrecho conforme avanzamos


La vegetación muy tupida y espinosa

Con mi tropa en el punto más alto de las Roques de l'Afrau

Buenas vistas del Puig Cendrós, Sant Salvador de les Espases y Montserrat con su monasterio como telón de fondo. Podemos ver la roca sobre la que se asienta la ermita y todo el barranco que hemos subido hasta llegar a ella. 


La roca sobre la que descansa Sant Salvador

Vista de Sant Salvador con Montserrat al fondo

Tras las fotos de rigor volvemos sobre nuestros pasos para bajar otra vez al collado. Desde allí, por el mismo sendero de subida regresamos al Coll de Bram y nuevamente a Sant Salvador.


De vuelta en el collado

Bajando por el sendero hasta el Coll de Bram

Nos alejamos de las Roques de l'Afrau

Nuevamente en la ermita


 Encontramos varias personas preparando una "botifarrada" en el interior, y el olorcillo nos despierta el apetito, así que sin más tardanza nos marchamos en busca del coche para comer en un restaurante de Monistrol. Han sido 4 horas de excursión bien aprovechadas.

5 comentarios:

  1. M'agrada molt la sortida que has fet i com has fet tot el reportatge. M'ho apunto per fer-la amb els meus fills.
    Moltes gràcies per tot.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Moltes gràcies a tu pel teu comentari. Que us vagi molt bé.

      Eliminar
  2. Me apunto la excursión para mañana con la familia. Hace muchos años yo subía allí con mi telescopio, por la ruta de Olesa que es mucho más sencilla y pasaba noche observando las estrellas y planetas, pero nunca he subido por la Puda. Precioso reportaje, saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el comentario. Espero que disfrutéis la excursión. Un saludo.

      Eliminar