Con los niños a cuesstas

Con los niños a cuesstas

martes, 11 de octubre de 2011

Talaia del Montmell

La Talaia del Montmell es la cima más alta de la comarca del Baix Penedès. Como su nombre indica, está situada en la sierra de Montmell y es un excelente mirador de toda la comarca, alcanzando a ver las montañas de la sierra de Prades, Montserrat, el Montseny, Sant Llorenç e incluso el mar. Debemos dirigirnos hacia la localidad de La Juncosa del Montmell. Para llegar aquí desde Barcelona hay que coger la AP-7 y cuando nos desviamos hacia Lérida por la A-2, tomar la salida de La Bisbal del Penedès, y desde allí continuar en dirección a La Juncosa. Sin entrar al pueblo, seguimos los indicadores hacia el Area Recreativa de Montmell, que, a través de una pista de tierra, nos llevará hasta una zona habilitada para barbacoas y picnics, donde podemos dejar  el coche.

Mapa de la ruta - Fuente: corriols.blogspot.com
.
Junto a la zona de picnic se alza la iglesia nueva de Sant Miquel, que data del año 1598 y se encuentra en proceso de restauración. Frente a ella, por encima de la pista principal, sale un sendero en subida que nos llevará hasta un cruce de caminos donde una señal nos guía hacia la ermita románica de Sant Miquel. Un camino estrecho y pedregoso nos conduce hasta ella, colgada en las rocas en la ladera de la montaña.

Iglesia nueva de Sant Miquel

Subimos por el camino que hay frente a la iglesia

Poste indicador

Nos encaminamos hacia la ermita

Jan recogiendo piñas para llevar al cole

Llegamos a la ermita tras una ligera trepada. Sorprende la ubicación de este edificio, muy aéreo y en una zona muy escarpada. Data del siglo XI y fue reconstruida en 1949. En su interior hay un altar de piedra y unos bancos de madera, aunque la puerta estaba cerrada y no pudimos acceder a su interior.

Entrada a la ermita de Sant Miquel

Vistas desde la ermita

Curiosa roca junto a la ermita

Rodeando el ábside

El camino continúa en la parte trasera de la ermita, junto al ábside. Comienza ahora un tramo bastante complicado, donde en ocasiones deberemos ayudarnos de las manos. Para los niños se convierte en una auténtica trepada y aunque no es peligroso, sí que hay que tener con ellos cuidado para evitar caídas y resbalones. El objetivo a alcanzar es un pequeño collado que hay entre la gran cruz de piedra que queda a nuestra derecha y el montículo donde descansan las ruinas del antiguo castillo de Montmell a nuestra izquierda.

Seguimos el camino por la parte trasera de la ermita

Comienzan las trepadas

Erik en plena subida

La trepada, a veces, es bastante complicada

Poco a poco dejamos atrás la ermita

La subida se hace un poco dura para los pequeños. Continuas trepadas por la canal o barranco, no se le puede llamar sendero, castigan sus piernas, así que lo tomamos con calma. Finalmente llegamos al pequeño collado, y en vista que para acceder a las ruinas del castillo, del cual sólo quedan dos pequeñas paredes medio derruidas, la trepada ha de continuar, con su consiguiente bajada, nos decidimos a seguir el camino hacia la cruz primero, y seguidamente hacia la Talaia, nuestro objetivo del día.

Jan encabezando la "cordada"

Peleando la subida

El camino se amplia algo al llegar al collado

Divisamos la cruz a un lado...

...y las ruinas del castillo al otro lado

Para llegar hasta la Cruz del Mular hay que trepar un poco más. Finalmente la alcanzamos y paramos a descansar un rato. La cruz no tiene más interés que las vistas que ofrece el promontorio donde se levanta. Es de cemento y está llena de grafitis. No he encontrado ninguna información en relación a su origen, y desconozco el motivo por el que se levantó en este lugar.


Trepando un poco más

Jan y Erik al pie de la cruz de Montmell

Las ruinas del castillo desde la cruz

Una pequeña pausa para recuperarnos de la subida

Volvemos al camino y nos enfilamos por un sendero muy pedregoso que asciende ligeramente por la cresta del Mular. Seguidamente, siguiendo la cresta, bajamos hasta un pequeño collado al pie de la Talaia. Sólo resta subir un poco más para alcanzar la cima.

Seguimos el sendero dejando atrás la cruz y el castillo

Bajamos hacia el collado al pie de la Talaia

Nos enfilamos por la cresta rocosa

Los últimos metros hasta la cima

Llegamos a la cima de la Talaia del Montmell con sus 861 metros de altura. La calima nos impide ver con detalle las montañas circundantes. Encontramos un vértice geodésico, un buzón donde hay una libreta para apuntar piuladas y, sorpresa, una bandera del Barça. Apuntamos nuestros nombres en la libreta y el de un niño, Guillem, que bajaba de la cima con su padre disgustado porque, al no haber bolígrafo en el buzón, no había podido escribir su nombre. Así que, Guillem, si lees alguna vez este blog, que sepas que también quedó escrito que tú alcanzaste la cima.

La tropa coronando la cima

Talaia del Montmell, 861 m.

Erik junto al buzón


Som més que un club

Panorámica desde la cumbre

Para regresar al area recreativa tenemos la opción de volver por el camino que hemos hecho, o bien rodeando el macizo del Montmell, atravesando una zona de pinos bastante sombría y fresca. Nos decantamos por esta segunda opción y seguimos rectos hasta encontrar un poste que nos señala el camino hacia el área recreativa. Descendemos por un senderito bastante empedrado hasta llegar al Pi de les Tres Soques, un pino con tres cepas bastante alto.


Poste indicador

Bajando hacia el bsoque

Pi de les tres Soques

Jan junto al pino

Entramos en zona boscosa, entre pinos y encinas. Pronto salimos a un camino amplio, girando hacia la izquierda. A lo largo del sendero nos encontramos paneles que nos describen algunos de los árboles que encontramos. Finalmente divisamos la iglesia nueva de Sant Miquel y el área recreativa, dando por finalizada la excursión. Se puede comer allí, incluso hacer barbacoas. Hay bastantes mesas y no parece un lugar muy concurrido, al menos los sábados.


Nos adentramos en el bosque

Jan superando un obstáculo

El resto de la familia detrás

Salimos a una pista más amplia

Los paneles nos explican la flora del lugar

Acercándonos al final de la excursión

Divisamos finalmente  la iglesia y el área recreativa

4 comentarios:

  1. Me ha encantado la forma de explicar la excursión,de hecho,creo que he entendido bien como llegar a la cruz.Esta mañana hemos intentado subir,pero no veíamos la manera de hacerlo.
    Gracias por compartir vuestra experiéncia!
    Saludos!!! ;)

    ResponderEliminar
  2. Según vuestra experiencia, cómo calificaríais la ruta. Ya he visto que lo han hecho niños pero, a veces ellos son más valientes que algunos mayores. Quiero hacerla próximamente pero tengo mis dudas sobre si estaré a nivel. Sobre todo porque he visto comentarios en otras páginas que poner que no es tan fácil como parece y hay trozos duros...Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nosotros la encontramos bastante fácil. Piensa que Jan tenía poco más de cuatro años y subió sin ayuda. Tampoco es peligrosa, sólo hay ayudarse con las manos en algún punto que va desde la ermita hasta el collado. Ánimo y a disfrutarla.

      Eliminar
  3. Muchas gracias Francisco
    Nosotros haremos Puig de la Cova i Talaia de Montmell per cami de l'Arca

    Preciosas fotos y ayuda mucho a hacerse una idea de lo que te puedes encontrar

    Saludos
    M.Carmen

    ResponderEliminar