Con los niños a cuesstas

Con los niños a cuesstas

lunes, 20 de marzo de 2017

Torre Alta (Castellferran)

La excursión de hoy nos lleva hasta las cercanías de la montaña de Montserrat para ascender unas elevaciones conocidas como las Torres, según el mapa de ICGC, en el término municipal del Bruc. Se trata de dos turons, la Torre Alta y la Torre Baixa o Castellferran, donde en esta última quedan los restos de una antigua torre de telegrafía óptica militar que unía el ramal entre Lleida y Barcelona. La más alta es la que aparece en la web del repte dels cen cims y la que cuenta para sumar una cima más. Como desde Can Maçana la excursión se presentaba muy corta, decidimos comenzar a caminar desde Sant Pau de la Guardia, concretamente desde el aparcamiento que hay al lado del restaurante El Celler de la Guardia, ya que después de la excursión nos quedamos a comer en este establecimiento, altamente recomendable. 


Mapa de la ruta - ICGC


Distancia: 4,5 km.
Tiempo: 2 horas y media, con paradas
Tiempo para un adulto: 1 hora 30 minutos


Tras dejar el coche en el aparcamiento, seguimos la pista que se dirige a Can Maçana, señalizada con las marcas blancas y rojas del GR 172. Pasado el restaurante, a nuestra derecha quedan las instalaciones de la hípica de Sant Pau de la Guardia, y un poco más adelante pasamos junto al cementerio.


Nos dirigimos hacia el restaurante

Poste indicador

Avanzamos por la pista que se dirige a Can Maçana

Vistas hacia la hípica de Sant Pau de la Guardia

El camino pasa junto al cementerio


El camino se estrecha y se vuelve un poco más incómodo por el típico terreno de conglomerado montserratino. En todo momento tenemos a la vista la Torre Alta, que queda a nuestra izquierda y, conforme avanzamos, a nuestra derecha observamos la torre de telegrafía de Castellferran. Tras poco más de media hora de agradable paseo nos plantamos en el Coll de les Torres, donde a nuestra derecha parte el sendero que conduce hasta la torre de telegrafía.


La pista se convierte en sendero

Mucha piedra suelta

Frente a nosotros la Torre Alta

La torre de Castellferran

Vistas a Montserrat


Subimos por el sendero y en un par de minutos llegamos hasta los restos de la torre de telegrafía, donde nos quedamos un rato comiendo y disfrutando de las vistas hacia la zona de les Agulles de Montserrat.


Sendero que conduce hasta la torre

Torre Baixa o Castellferran

Restos de la torre de telegrafía

Observando los restos de la torre

Frente a nosotros la Torre Alta

Volvemos al camino y continuamos unos metros más en dirección a Can Maçana. El camino hace un giro hacia la derecha y, estaremos atentos, cuando desde nuestra posición veamos el aparcamiento de Can Maçana, a nuestra izquierda veremos un pequeño sendero que sube la ladera marcado con un hito de piedras.


Seguimos en dirección a Can Maçana

Inicio del sendero que sube a la Torre Alta

Los hitos nos marcan el camino


El sendero es muy empinado y el terreno descompuesto lo complica un poco más. De todas formas, tampoco tiene una dificultad excesiva y los hitos de piedras nos van marcando la subida.


Los peques se ayudan con las manos

Los hitos nos señalan la subida

Un tramo más suave


Ya sólo nos queda rodear y trepar por una roca que tampoco presenta una gran dificultad. De esta forma, nos plantamos en la cima de la Torre Alta y sumamos la 74 en nuestro reto. Desde aquí tenemos unas amplias y bonitas vistas, motivo por el que pienso que esta modesta elevación está dentro del listado de las cien cimas.


La cima ya a tocar

Trepamos por esta roca

Jan a punto de coronar la Torre Alta

Hito cimero

Torre Alta, 842 m.

Vistas hacia Sant Pau de la Guardia

Para regresar tenemos dos opciones. Una es volver a bajar por el sendero hasta la pista y volver por ella hasta el restaurante, pero el terreno descompuesto puede convertir la bajada en algo penoso y con el riesgo de resbalar y llevarnos un culetazo en el mejor de los casos. Nosotros optamos por seguir el sendero que desde la cima recorre todo el cordal de la montaña y bajar hasta un campo en barbecho (el Camp de l'Angelino) que, tras cruzarlo, nos devolverá al GR, cerca ya de Sant Pau de la Guardia. Eso sí, hay que decir que este sendero no está muy marcado y, aunque no nos vamos a perder, si que requiere un poco de intuición en algún punto. Nosotros decidimos seguir el sendero y comenzamos a perder altura, bruscamente al principio y luego de forma más suave.


Seguimos el sendero

Que baja de forma decidida al principio

Rodeados de vegetación

En algún punto, la vegetación puede tapar el sendero, pero de todas formas, con estar un poco atentos, se sigue fácilmente el camino. Finalmente, el sendero se introduce en una zona boscosa que, tras atravesarla, nos desemboca en el Camp de l'Angelino.


El sendero, más o menos marcado

Aquí se nota más

Atrás queda la Torre Alta

Atravesamos un pequeño bosque

Y salimos al Camp de l'Angelino

Rodeamos la explanada y salimos a la pista forestal. Sólo debemos seguirla y quince minutos después llegamos hasta el restaurante, finalizando esta corta excursión.

Bordeamos el campo...

...y salimos a la pista forestal

Llegando a Sant Pau de la Guardia


domingo, 5 de marzo de 2017

Castellsapera

Tras un largo periodo de tiempo sin visitar el Parc de Sant Llorenç i l'Obac, nos acercamos nuevamente a este espacio natural para ascender otra de las cimas que aparecen en el listado de els cent cims de la FEEC. La ruta de hoy nos permitirá hollar la cumbre del Castellsapera, tras lo cual nos acercaremos hasta los pies del Paller de Tot l'Any, otra de las moles rocosas más conocidas de la Serra de l'Obac. El punto de partida se encuentra en el aparcamiento de l'Alzina del Salari, en el km 11 de la BV-1221 que desde Matadepera sube hacia el Coll d'Estenalles y Mura. El aparcamiento no es excesivamente grande y suele ser una zona muy concurrida por las diferentes excursiones que tienen aquí su inicio, por lo que recomiendo llegar temprano.

Mapa de la ruta - Ed. Alpina


Distancia: 7 km.
Tiempo: 3 horas, con paradas
Tiempo para un adulto: 2 horas, sin paradas


Tras dejar el coche, subimos por la pista asfaltada en dirección al Coll de Tres Creus, girando hacia la izquierda por la pista que está cerrada al paso de vehículos por una cadena. El asfalto deja paso a la tierra. Seguimos ascendiendo por la pista principal, dejando atrás un par de senderos que marchan hacia la izquierda. En unos veinte minutos llegamos al Coll de Tres Creus, auténtico punto neurálgico de la Serra de l'Obac por donde pasa el GR 5 y donde se cruzan diversos senderos.

Aparcamiento de l'Alzina del Salari

Subimos por la pista asfaltada

Siempre por la pista principal

El día se presenta bastante tapado

Llegando al Coll de Tres Creus


Una vez en el collado, giramos hacia la izquierda, pero en lugar de seguir por el GR 5 en dirección al Paller de Tot l'Any, tomamos el sendero que paralelo a él queda a su izquierda, adentrándonos en un espeso encinar. Tras cruzarlo, salimos a zona abierta donde, frente a nosotros, hay un resalte rocoso que debemos rodear, bien por la derecha o por la izquierda. Nosotros escogemos esta última opción. Sin ser peligroso, a nuestra izquierda la pendiente es considerable y expuesta, así que hay que ser prudentes y rodearlo con cuidado sin quitarle ojo a los niños.


Tomamos el sendero de la izquierda...

adentrándonos en el encinar

Salimos a zona abierta

Mole rocosa que bordeamos por la izquierda

Cuidado que la pendiente es considerable

Hay que bajar hacia el sendero

No es difícil pero hay que ser prudentes

Tras bajar de la roca, seguimos el sendero que, tras introducirse nuevamente en zona boscosa nos lleva hasta la punta norte del Castellsapera. El camino la bordea por la izquierda y nos hace pasar bajo un arco formado por la caída de una enorme roca. Seguimos la marcas azules que encontramos, pegados siempre a la pared de la roca. El camino nos lleva hasta el inicio de una canal por donde ascenderemos a la cima del Castellsapera. 


Continuamos por el sendero

Otra vez por zona boscosa

Arco de piedra

Los mayores tendremos que agacharnos para cruzar

El camino continúa pegado a la roca

Subimos a buscar la canal


En este punto, hay que subir por la canal agarrándose a las piedras o a las raíces de los árboles. Es bastante sencilla, aunque si los niños son muy pequeños tendremos que ayudarles un poco. Tras subir la pequeña canal, encontramos una bifurcación. Ambos caminos conducen a la cima del Castellsapera, pero a puntos diferentes de esta alargada meseta rocosa. Optamos primero por coger el de la izquierda, que parece más  sencillo. Otra pequeña trepada y nos plantamos en su cima sur. Recorremos la alargada explanada donde encontramos un para de belenes y donde nos hacemos la foto de cima.


Ascendiendo la canal

Aquí nos desviamos hacia la izquierda

Hay que ayudarse un poco con los árboles

Una pequeña trepada más y ya estamos

Castellsapera, 939 m.

Vistas hacia el Paller de Tot l'Any

Con Jan en la cima

Un bonito belén

Tras pasar un rato en la cima, bajamos nuevamente hasta la bifurcación y, esta vez, tomamos el sendero de la derecha, que nos hace subir por otra fácil canal hasta la cima norte del Castellsapera. Una vez arriba, si queremos podemos acercarnos hasta el extremo final de la roca, aunque nosotros nos conformamos con quedarnos en la explanada que hay al principio.


Acceso a la cima norte del Castellsapera

Explanada de la cima norte

Por un sendero se puede llegar hasta la última roca

Vistas al Turó de les Tres Creus

Jan y su madre se hacen otra foto de cima

Abandonamos la cima y bajamos, con cuidado, la canal hasta el sendero. Para continuar con nuestro camino, bajamos unos metros por la ladera rocosa que queda frente a nosotros para seguir el sendero (a veces bastante desdibujado) que rodea el Castellsapera. El camino a veces desaparece, aunque encontraremos algún hito de piedra para seguirlo. De todas formas lo único que debemos hacer es ir rodeando la pared rocosa del Castellsapera hasta su parte final, donde volveremos a encontrar el sendero, ahora mucho más marcado.


Jan bajando la canal

Después Erik y su madre

Bajamos por las rocas hacia la zona boscosa

Seguimos el sendero que bordea el Castellsapera


Subimos por esta zona rocosa

Llegando al final del Castellsapera

El Paller de Tot l'Any, próximo objetivo


El sendero se bifurca. Tomamos el ramal de la derecha, que hace un giro de 180º y que baja hacia un encinar que atravesaremos para salir al GR, que se divisa claramente desde el punto donde nos encontramos. El sendero recorre ahora la pared occidental del Castellsapera, aunque nos vamos alejando de ella progresivamente conforme bajamos hacia el encinar.


Encinar y al fondo el GR hacia donde nos dirijimos

El camino recorre ahora la pared occidental del Castellsapera

Nos adentramos en el encinar

Y el sendero nos conduce...

...hasta el enlace con el GR 5

Vistas al Castellsapera desde el GR 5

Seguimos el GR hacia la izquierda para dirigirnos hacia el Paller de Tot l'Any. El GR cruza una zona boscosa bastante tupida, encinar en su mayor parte, hasta llegar a una bifurcación. En ese punto, abandonamos el GR y nos desviamos hacia la izquierda. Este sendero nos conduce hasta la mole rocosa del Paller de Tot l'Any. No se puede subir a su cima, a no ser que seamos escaladores, pero merece la pena acercarse hasta esta típica roca de la zona de l'Obac.


Seguimos las marcas del GR

Cruzando el bosque

Mmmmm, los jabalíes han estado por aquí

Llegando al Paller de Tot l'Any

Vistas al Paller desde el sendero que lo redea

Otra foto con el Paller a la espalda

Dejamos atrás el Paller y regresamos hasta enlazar otra vez con el GR. Ahora tan sólo queda seguirlo de vuelta hasta que nos lleve al Coll de Tres Creus, y desde allí regresar al aparcamiento de l'Alzina del Salari.


Dejamos atrás el Paller

Bajamos para tomar nuevamente el GR

El Turó de Tres Creus y el Castellsapera desde el GR

Todo el camino está señalizado

Una pequeña subida

De nuevo en el Coll de Tres Creus

Llegamos hasta el coche sin novedad, tras disfrutar de una agradable caminata. Como dije al principio, apta para toda la familia, pues la canal de acceso a la cima del Castellsapera no presenta ninguna dificultad y puede ser divertida para los pequeños.